Los 10 años del 9/11: El testimonio de una egresada UANDES

Viernes 14 de octubre de 2011

 

El día del aniversario, Karen Olivos (cuarta, de derecha a izquierda) visitó la Zona Cero.

Karen Olivos (ENF 07) llegó a Estados Unidos con su esposo, Pablo Gaspar Ramos, en diciembre de 2009. “(El) Está realizando un posdoctorado (en neurociencia cognitiva aplicada en trastornos psiquiátricos en la Universidad de Nueva York) acá”, relató esta chilena que ha empezado a adaptarse cultural y profesionalmente al país del norte, específicamente a Nueva York. “La verdad es que yo por el momento solo me he dedicado a perfeccionar mi inglés, asisto a clases diarias, y estoy estudiando lentamente para convalidar mi título de enfermera”.

La torre 1 WTC (al centro).

Pero recientemente, este aclimatamiento se vio interrumpido por un aniversario histórico: los 10 años de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y el derrumbe de las Torres Gemelas, en los que fallecieron casi 3.000 personas. Karen admitió que, por ser una chilena en la Gran Manzana, su atención estuvo dividida por seguir la conmemoración de un nuevo 11 de septiembre en nuestro país. “Sin embargo, podría decir que se siente una profunda empatía por el sufrimiento de los familiares de las víctimas, por el país y por la sociedad, que sin duda ha sido marcada por este hecho, originándose para ellos un antes y un después, y no solo para ellos, sino también para el mundo”.

Esta egresada de la Universidad de los Andes fue testigo del recogimiento de los neoyorquinos y cómo vivieron ese día. ”Hay varios hechos –explicó- que en lo personal me llamaron profundamente la atención. Quizás el más relevante es que esta sociedad, que muchas veces denominamos individualista, es capaz de unirse como sociedad dejando los intereses personales y económicos de lado para conmemorar a las víctimas caídas sin pensarlo y de una forma casi automática”.

 

Otro ejemplo que citó fue “el cuidado extremo que tienen las autoridades y el resto de la sociedad tanto para las víctimas, que son denominadas héroes, como para sus familias, lo cual no es solo traducido de una forma mediática, sino también por una preocupación constante por su bienestar físico, psicológico e incluso económico, otorgando subsidios, becas y pensiones para sus padres, hijos, etc.".

En la reja de la capilla de St. Paul, los neoyorquinos cuelgan cintas blancas en recuerdo por sus familiares que fallecieron el 9/11.

Karen siguió la transmisión de los actos oficiales, pero posteriormente se dio el tiempo de recorrer algunos de los escenarios de este aniversario. “Más tarde fui a la Zona Cero a visitar algunos lugares como el museo recordatorio a las víctimas de las Torres Gemelas, la capilla de St. Paul, el Memorial del 11 de Septiembre que no estaba disponible para el público general –se inauguró el día siguiente y consiste en dos espejos de agua ubicados en la huella que dejaron las dos torres, rodeadas por barandas en las cuales están inscritos los nombres de todas las víctimas de los atentados de 2001 y de 1993- y la torre 1 WTCOne World Trade Center, el rascacielos de 541,3 metros de altura y 105 pisos que será el edificio principal del nuevo World Trade Center- que se convertirá en la más alta de Estados Unidos y cuya construcción finalizaría el próximo año”.