Corpus Christi

 

 

"Me gusta que ames las procesiones, todas las manifestaciones externas de nuestra Madre la Iglesia Santa, para dar a Dios el culto debido..., ¡Y que las vivas!" (S. Josemaría Escrivá, Surco n. 49).

Recomendamos:

¿Qué es el Corpus Christi?

El Corpus Christi, Cuerpo de Cristo, es una solemnidad de la Iglesia, una fiesta especial para la Eucaristía, que se celebra primeramente con la Santa Misa del Cuerpo y la Sangre del Señor, y después con procesiones, representaciones, etc.

¿Desde cuándo existe esta celebración?

Sus orígenes se remontan al s.XII a la veneración medieval de la Eucaristía en distintos puntos de Europa, como en Flandes. En 1247 el obispo de Lieja dispuso para su diócesis una fiesta especial para la Eucaristía, y en 1264 el Papa Urbano IV la hizo extensiva a la Iglesia universal.

¿Cuál es su importancia?

La Eucaristía es el gran Tesoro de la Iglesia. Ahí está físicamente presente Cristo, con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Por eso la Iglesia cuida tanto los milagros eucarísticos, ya que vienen a ser una prueba del cielo de la presencia Real de Cristo y, en consecuencia, de su Encarnación, del misterio de la Santísima Trinidad, de la Redención, de los Sacramentos, etc.

¿Y por qué las flores?

Las alfombras de flores son un detalle de amor con el cual se quiere expresar que para Jesús quisiéramos tener lo mejor de este mundo: lo más bonito, los mejores perfumes, ... toda la creación. Quizá también tiene una referencia al paso de Jesús que se conmemora el domingo de ramos: su entrada triunfal en Jerusalén, cuando fue recibido como Mesías, y la gente cortaba las ramas y dejaba también sus mantos para el paso del Señor.

¿Por qué una procesión?

La procesión está vinculada a la Santa Misa. Se quiere que la adoración continúe a la celebración, y es un modo de adorarlo por las calles de nuestra universidad, como un modo de mostrar que toda nuestra vida (los traslados, las conversaciones, lo que vemos, etc.) sea para Él.

¿Por qué es importante participar?

Porque nuestro Dios no es un Dios lejano, quiere estar con nosotros y ayudarnos a que seamos felicies. Con la procesión le damos una respuesta a su Amor, y es como que le dijésemos, también yo quiero tenerte presente, cercano y quererte.