Si no puedes ver este correo electrónico ingresa aquí.
300 palabras
Boletín de Capellanía, diciembre 2015
foto principal
Jubileo extraordinario de la Misericordia
El próximo 8 de diciembre el Papa Francisco abrirá la Puerta Santa de la Basílica de san Pedro, dando inicio al Jubileo extraordinario de la Misericordia. Para saber más acerca de este año santo, entrevistamos a nuestro Capellán Sebastián Urruticoechea.
Una reflexión sobre el motivo del año jubilar
bullet En cuatro puntos, el Capellán da luces sobre los motivos del Papa Francisco para convocar este Jubileo extraordinario, porque “hay momentos en los que de un modo mucho más intenso estamos llamados a tener la mirada fija en la misericordia para poder ser también nosotros mismos signo eficaz del obrar del Padre”.
 
Sigue leyendo
¿Quieres saber más?
bullet

Ofrecemos algunos recursos electrónicos, que pueden ayudar a vivir este Jubileo.

• Imágenes gráficas para la familia: Las obras de misericordia - Obras de misericordia espirituales - Obras de misericordia corporales.
• Libro del sitio web del Opus Dei con las claves para vivir bien el Año Jubilar.
• Sitio web del Vaticano sobre el año de la misericordia Iubilaeummisericordiae.
• Encíclica Dives in Misericordia (san Juan Pablo II)
Bula de convocación del Jubileo extraordinario de la Misericordia.

   
¡Feliz Navidad!
A pocos días de celebrar la natividad de nuestro Salvador, recordamos las palabras de san Josemaría para colmar nuestra vida con buenos propósitos:
Dios nos enseña a abandonarnos por completo. Mirad cuál es el ambiente, donde Cristo nace. Todo allí nos insiste en esta entrega sin condiciones: José –una historia de duros sucesos, combinados con la alegría de ser el custodio de Jesús– pone en juego su honra, la serena continuidad de su trabajo, la tranquilidad del futuro; toda su existencia es una pronta disponibilidad para lo que Dios le pide. María se nos manifiesta como la esclava del Señor (Luc. I, 38) que, con su fiat, transforma su entera existencia en una sumisión al designio divino de la salvación. ¿Y Jesús? Bastaría decir que nuestro Dios se nos muestra como un niño; el Creador de todas las cosas se nos presenta en los pañales de una pequeña criatura, para que no dudemos de que es verdadero Dios y verdadero Hombre. Sería suficiente recordar aquellas escenas, para que los hombres nos llenáramos de vergüenza y de santos y eficaces propósitos.
 
Si no desa desea recibir más comunicaciones de UANDES haga clic aquí.

[[tracking_beacon]]