Los dentistas UANDES que sirven en el EjÚrcito

Desde agosto, Catalina Valdivieso y Cristóbal Vera tienen el grado de capitán y se desempeñan en el Servicio de Sanidad Dental del Ejército de Chile.

 

Cristóbal Vera (ODO 10): "El servicio implica encontrarse en situaciones que un odontólogo normal jamás enfrentaría"


¿Por qué decidiste ser oficial de sanidad del Ejército?
Quise incorporarme al Ejército por ser una institución que representa valores como el honor, la lealtad, la abnegación y el respeto. Además, permite desarrollar mi profesión de una manera distinta a lo tradicional con matices propios de una institución perteneciente a las Fuerzas Armadas.

¿Cómo se produjo tu llegada?
Presenté mis antecedentes para participar en el concurso público que realizó el Ejército para la selección de Oficiales de los Servicios Profesionales este año (este concurso lo realiza la institución generalmente en forma anual y los cupos de este son solo para cuatro tipos de profesionales: Médicos, odontólogos, veterinarios y abogados).
Después de un largo proceso de postulación, en el cual participó un gran número de postulantes y en donde se evaluaban las condiciones profesionales, psicológicas, motivacionales y de salud, entre muchos otros aspectos, fui seleccionado para realizar el último paso de este proceso. Este consistía en un curso teórico-práctico en el cual se nos instruyó sobre variados aspectos propios del mundo militar. La parte teórica fue bastante exigente, ya que en un corto periodo uno debe asimilar grades cantidades de información. Y la parte práctica también fue desafiante ya que implicaba desarrollar ampliamente las condiciones físicas de cada uno.
Para finalizar, el curso corresponde asistir a una campaña en donde uno se ve enfrentado a las situaciones, condiciones y actividades propias que existen en situación de guerra. La finalidad de esta es llevar a cabo y afianzar los conocimientos del entrenamiento básico de combate.

¿En qué consiste tu trabajo?
En mi trabajo debo cumplir principalmente con dos tipos de deberes, los de oficial y los de profesional como odontólogo.
Los deberes como oficial son variados, por ejemplo, debo desempeñar adecuadamente el mando que mi grado me confiere. Esto es muy significativo, ya que implica la responsabilidad de dar el ejemplo en todos los aspectos reglamentarios y morales, a mis subordinados.
Los deberes como profesional son similares a los que uno debe desempeñar en el mundo civil. Se espera que cumpla labores propias de la clínica habitual atendiendo pacientes para brindarle la salud que necesitan, además de las labores administrativas propias de la enfermería regimentaria en donde me encuentro trabajando.

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de este trabajo?
La diversidad de escenarios y funciones que uno debe realizar, el servicio implica encontrarse en situaciones que un odontólogo normal jamás enfrentaría. Siempre hay mucho trabajo y todos los días hay desafíos únicos que enfrentar. Además en el Ejercito existe la posibilidad aprender cosas y desarrollar habilidades que en el mundo civil no se manejan, como por ejemplo el entrenamiento básico de combate, entrenamiento para desarrollar la atención de heridos en situación de guerra y múltiples otros cursos de especialidades, como, por ejemplo, el paracaidismo.

¿Cómo ha sido la adaptación a un mundo como el militar?
En un principio es un poco complejo adaptarse y entender el funcionamiento del mundo militar, ya que a primera vista parece un mundo completamente distinto al civil. Con el pasar del tiempo uno se da cuenta de que son en realidad muy parecidos, solo que en este se ven exacerbados algunos valores como el respeto, la responsabilidad y la abnegación. Uno se da cuenta finalmente que el Ejército es una institución que requiere de personas con una vocación de servicio a su país enorme.

¿Qué desafíos te ha tocado enfrentar en este puesto?
Los desafíos más grandes me han tocado enfrentar no tienen tanto que ver con las labores propias del quehacer odontológico, ya que estos son ampliamente aprendidos y estudiados en la Universidad. El desafío mayor está más bien ligado con las labores propias de los deberes administrativos y de jefatura como oficial.
El liderazgo y el desempeño del mando con los subordinados es algo que no se desarrolla habitualmente en la Universidad. Por ende, son aspectos que uno debe tener incorporados y desarrollarlos en el tiempo.
Otro aspecto importante es que como integrante del Ejército uno debe poseer condiciones físicas adecuadas para desempeñarse en una situación de guerra. Por ende, el entrenamiento físico es muy importante. Existe un proceso constante de evaluación de estos aspectos mediante las pruebas de suficiencia física. Por suerte, siempre me ha gustado hacer deporte, por lo que no he tenido muchos problemas en este sentido.

¿Te veías en este puesto cuando estabas estudiando Odontología?
La verdad es que cuando entré a estudiar Odontología no conocía la existencia de los Oficiales del Servicio de Sanidad Dental. Cuando me enteré de esta posibilidad, me interesó de inmediato.


¿Quieres hacer carrera en el Ejército?
Claro que sí. Todo el proceso de postulación, el curso de entrenamiento y el tiempo de trabajo en el Ejército son fundamentales para darse cuenta de si uno tiene o no vocación para servir en él. En mi caso, esto se reafirma cada día más.

Catalina Valdivieso (ODO 10): "Con el pasar del tiempo uno se da cuenta de que en realidad el mundo militar no es muy diferente al mundo civil"


¿Por qué decidiste ser oficial de sanidad del Ejército?
Por dos motivos. El primero es porque abarca una gran cantidad de desafíos en cuanto a gestión y administración que me gustaría enfrentar. El segundo motivo es porque me gusta la atención y el servicio que entrega la institución a su personal.

¿Cómo se produjo tu llegada?
Hubo un llamado público a nivel nacional para postular a ser oficial de los servicios profesionales y como ya estaba trabajando como empleada civil de planta del Ejército y me interesaba el trabajo como oficial de sanidad dental en la institución, quise postular. Después de una serie de entrevistas y exámenes quedé seleccionada.

¿En qué consiste tu trabajo?
Atención odontológica general al personal activo y en retiro del Ejército de Chile y sus cargas familiares. Además, estoy comenzando a conocer la administración del centro médico Rosa OHiggins, que es donde me desempeño.

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de este trabajo?
La gran demanda que tiene el servicio dental del centro médico en el que me desempeño y los múltiples desafíos que vienen por delante para lograr cada día una mejor atención a los pacientes del servicio dental. Además, he confirmado cada día más que para trabajar en la institución se requiere una gran vocación al trabajo por el país.

¿Cómo ha sido la adaptación a un mundo como el militar?
En un comienzo se ve difícil, ya que se tiene la impresión de que es muy diferente al mundo civil, pero con el pasar del tiempo uno se da cuenta de que en realidad el mundo militar no es muy diferente al mundo civil, simplemente hay valores que se exacerban más que en el mundo civil, como es el respeto, la solidaridad y el amor a las tradiciones.

¿Qué desafíos te ha tocado enfrentar en este puesto?
Hasta el momento no me enfrentado una gran cantidad de desafíos, ya que aún llevo muy poco tiempo en la institución, pero aunque llevo solo unos meses, ya he participado en el curso de adoctrinamiento general de oficiales de los servicios profesionales; he atendido a la gran cantidad de pacientes que se presentan a diario en el centro médico Rosa O`Higgins y estoy comenzando a conocer acerca de la administración del mismo centro médico, seminarios, cursos, etc.

¿Te veías en este puesto cuando estabas estudiando Odontología?
Sí, principalmente durante los últimos años porque me gustaba la organización que tiene la institución, y además en sexto año cuando pasé por el internado en dependencias del Ejército más me gustó y quise pertenecer a él.

¿Quieres hacer carrera en el Ejército?
Sí, me gustaría cada día ir aumentando mi participación en los diferentes proyectos que se me presenten y poder representar siempre a esta institución, además de lograr cada día una mejora en el servicio de sanidad dental del Ejército.

 



 
Teléfono: (56-2) 412 9000. San Carlos de Apoquindo 2200
Las Condes, Santiago, Chile / 2008 Copyright