Ignacio Amenábar (ICOM 99), gerente comercial zona centro de Contémpora

Julio de 2013
En su cargo de gerente comercial de la zona centro en Contémpora, Ignacio Amenábar (ICOM 99) desempeña tareas como elaborar presupuestos, liderar un equipo de ejecutivos comerciales, generar relaciones de largo plazo con los clientes, visitarlos y lograr que las metas mensuales se cumplan.
El ingeniero comercial Ignacio Amenábar y la psicóloga y psicopedagoga María Elena Mardones junto a sus cuatro hijos: Ignacio, Joaquín, Elena y Santiago.

Ignacio Amenábar (ICOM 99) trabaja hace 13 años en Contémpora, compañía de servicios financieros, elegida en 2013 como una de las mejores medianas empresas para trabajar en Chile. Este ingeniero comercial, de 37 años, es gerente comercial de la zona centro y entre sus funciones destacan la elaboración de presupuestos, liderar un equipo de ejecutivos comerciales, visitar clientes y generar con ellos relaciones de largo plazo y lograr que las metas mensuales se cumplan.

Contémpora participa hace años en el ranking GREAT PLACE TO WORK, mejora en cada versión y este año quedó en el séptimo puesto. “Lo más importante en Contémpora es el bienestar de las personas. Cuando en una empresa la gente está contenta, la compañía camina bien. Me preocupa que todos tengan oportunidades para surgir y herramientas para realizarse en el ámbito personal y profesional”, explica Ignacio Amenábar, quien está casado hace 10 años con la psicóloga y psicopedagoga María Elena Mardones y con quien tiene cuatro hijos y uno en camino.

- Egresaste de ingeniería comercial en la UANDES en 1999, ¿qué recuerdos tienes de tu paso por la Universidad?
- Tengo los mejores recuerdos. Fuimos una de las primeras generaciones de ICOM, partimos en una sede de paso en Avda. Las Condes y en segundo año llegamos al campus. En esa época, nos examinaban todos los ramos de la Universidad de Chile. Éramos un curso pequeño y muy unido. Hasta el día de hoy mantengo una profunda amistad con varios de mis compañeros, que se ha extendido también a los maridos y señoras de ellos.

- ¿Qué profesores de la Universidad marcaron tu preparación para el mundo del trabajo?
- Tengo muy buenos recuerdos de todos mis profesores, principalmente por su dedicación y profesionalismo. Patricio Parodi marcó mucho mi forma de ver la vida y la manera de enfrentar los negocios. En su ramo fue capaz de inculcarme los valores y la forma de hacer bien las cosas, a tiempo, con profesionalismo y responsabilidad.

- Trabajas en Contémpora hace 13 años, ¿siempre quisiste estar en el sector financiero?
- Mi pasión siempre fue el marketing, pero por cosas de la vida terminé en el mundo financiero. Con el tiempo me he dado cuenta que, trabajando en el área comercial de una empresa de servicios financieros, se conoce a mucha gente, principalmente a empresarios y emprendedores, que son un ejemplo de superación profesional y de vida.

- ¿Qué te atrae de esta industria?
- En el sector financiero es posible conocer casi todas las industrias y tipos de negocios que hay en el país, así también la forma en que hay que hacer las cosas para tener éxito.

- ¿Qué es lo que actualmente demanda el sector financiero a los ingenieros comerciales?
Se necesitan ejecutivos capaces de aplicar los conocimientos de la carrera en el mundo real. Sin embargo, para mí lo más importante es que la persona sea capaz de conjugar lo profesional y lo humano. Es decir, ser empático, atender bien a los clientes y poder ponerse en su lugar, manteniendo la objetividad profesional y maximizando los recursos de la empresa. Además, de estar constantemente informado de la realidad económica del país y del mundo para tomar buenas decisiones.

- A partir de tu experiencia, ¿cuál es el sello de los ingenieros comerciales UANDES?
- El sello principal es trabajar bien y con pasión, no sólo por la retribución económica, sino más bien por el valor que significa el trabajo bien hecho y por ser un buen compañero de trabajo y ayudar siempre al buen ambiente laboral en la oficina. Los alumni UANDES son capaces de trabajar bien en ambientes de mucha exigencia.

- ¿Qué te falta por cumplir en tu carrera profesional?

Me queda muchísimo por aprender, recién tengo 37 años y tengo pendiente, por ejemplo, hacer algún programa del ESE. Me encantaría el día de mañana crecer más profesionalmente en el mercado financiero u otro. Donde esté, quiero ser un aporte para la sociedad y me encantaría poder dar mucho trabajo a muchas familias.



 
Teléfono: (56-2) 412 9000. San Carlos de Apoquindo 2200
Las Condes, Santiago, Chile / 2008 Copyright