Branko Karlezi (PER 05), director comercial de ProChile en Italia

Julio de 2013

Desde abril de 2013, Branko Karlezi (PER 05) está instalado en las oficinas de ProChile en Italia, luego de asumir la dirección comercial de este organismo del Ministerio de Relaciones Exteriores, que se encarga de promover las exportaciones de productos y servicios del país, además de contribuir a la difusión de la inversión extranjera y al fomento del turismo. Con anterioridad, trabajó por cinco años como Director de Marketing y Relaciones Públicas de The Ritz Carlton y otros dos años como gerente comercial y de marketing de Noi Hotels.

 

- ¿Cómo fue tu llegada a Italia?
- Atareada. No tuve días libres para buscar departamento y realizar la mudanza. En ese preciso momento, debía realizar tareas asociadas a la confirmación del espacio para el pabellón de Chile en la ExpoMilano 2015. Sin embargo, la ayuda de la oficina y de quienes trabajan en ella fue fundamental para lograr con éxito las actividades.

- ¿En qué consiste tu trabajo?
- Existen 50 oficinas comerciales de ProChile en el mundo, encargadas de apoyar al 60% de los exportadores nacionales, especialmente a las PYMES, personas que con esfuerzo y dedicación buscan salir de su zona y emprender con sus productos en el extranjero. Los encargados comerciales diseñamos, para cada uno de ellos, una estrategia que comienza con el estudio de la viabilidad del producto en el mercado y acaba agendando reuniones bilaterales, showrooms y street days o lo que sea más efectivo para ese producto específico. Los servicios de ProChile no tienen costo y están abiertos a cualquier chileno que quiera emprender en el exterior.

- ¿Te ha gustado esta nueva vida hasta el momento?
- Vivir fuera del país puede responder a distintas motivaciones dependiendo de la persona. A algunos les emociona y satisface conocer culturas extranjeras. Para otros, es la forma de demostrarse a sí mismos que están capacitados para trabajar en otro país. Sin embargo, mi motivación principal es salir de mi zona de confort y saber que puedo tener éxito sin los beneficios propios de trabajar en tu país natal (contactos, conocimiento cultural, etc.). Abrir mis capacidades y aprender nuevas modalidades de trabajo y, por sobre todo, conocer, absorber y aplicar nuevas formas de negociación con la contraparte.

- ¿Qué es lo que más echas de menos de Chile?
- Sin duda, a mi familia y a mis amigos. Creo que hay momentos que uno no recupera: cumpleaños familiares, comidas, risas, paseos... Sin duda la tecnología lo hace más fácil, pero no es lo mismo. Es algo que pesa, es un costo que hay que pagar si uno quiere avanzar en la vida profesional.

- ¿Ser alumni UANDES te ha entregado algún valor agregado para desempeñarte en este cargo?
- Sí, sin duda. Creo que la Universidad me entregó la capacidad de ser receptivo a los cambios y eso, hoy en día y en el futuro, es primordial. Si bien uno puede estudiar dos o tres carreras o lograr un postgrado o un máster, esto no es suficiente, si no se es capaz de movilizar los aprendizajes hacia lo nuevo, hacia la evolución de los procesos. Y a esto agrego algo tremendamente importante, la Universidad de los Andes, independiente de las propias creencias, me enseñó a trabajar cada día dándole sentido a mis tareas. Para algunos puede ser Dios, para otros la familia, en fin,... Es un sentimiento que te ayuda todos los días.

- ¿Cómo definirías el estilo de trabajo de los italianos en comparación con el de los chilenos?

- Muy parecido. Sólo hay una diferencia y es que los italianos se toman sus momentos de descanso en serio. Esto no quiere decir que no se queden hasta las 8 de la noche en la oficina, porque lo hacen. Pero, cuando toman sus tiempos (almuerzo, comida, fines de semana, bares, etc.), se los toman en serio: con un tiempo amplio y se olvidan del trabajo durante esos minutos.



 
Teléfono: (56-2) 412 9000. San Carlos de Apoquindo 2200
Las Condes, Santiago, Chile / 2008 Copyright