Memoria 2016 - Universidad compleja

En una universidad compleja, la búsqueda de la verdad plantea para la organización desafíos proporcionales a los alcances de su actividad. Para responder con éxito a los objetivos de nuestra misión es que emprendimos dos grandes procesos: la Planificación Estratégica Institucional y la Acreditación de la Universidad.

La primera es una mirada de futuro, que hacia 2021 nos compromete a consolidar nuestra gestión y el desarrollo de las ciencias y nos invita a dar un salto en innovación docente y educación continua. La segunda es un proceso de autoevaluación del trabajo cotidiano, que simboliza nuestro compromiso con la calidad.


Las unidades académicas también llevaron a cabo intensos procesos de acreditación de sus carreras y programas, con excelentes resultados tanto en pregrado como en postgrado. Ello entrega una garantía de calidad a los alumnos, al tiempo que fortalece nuestra capacidad para abordar nuevas disciplinas, como la aprobación de los programas de Magíster y Doctorado en Ingeniería.

Los doctorados nos posicionaron como la primera universidad no tradicional con más becas adjudicadas y graduamos al primer Doctor en Historia, quien recibió su medalla junto a siete graduados de Derecho y Biomedicina, durante la tradicional ceremonia que recorre el campus. Nuestros profesores siguen esta línea, cursando programas de doctorado y postdoctorado en Chile y en el extranjero. Tres de ellos iniciaron su perfeccionamiento en 2016 y cuatro han finalizado sus estudios a la fecha, por lo que se ya reintegraron a la actividad universitaria. El Doctorado en Comunicación, que sigue despertando el interés de nuevos postulantes, recibió al profesor Kent Wilkinson, quien colaboró en investigaciones desarrolladas por la Facultad. También hemos ampliado nuestro claustro académico con la llegada de nuevos doctores a las distintas Facultades y Escuelas. Es el caso del Dr. Federico Bátiz, quien asumió la dirección científica del Centro de Investigación Biomédica y del doctorado en Biomedicina, con el objetivo de potenciar e integrar la investigación básica con la investigación clínica en el Centro de Investigación Biomédica.

El Fondo de Ayuda a la Investigación, FAI, sigue potenciando la búsqueda de la verdad entre nuestros académicos, con un aumento sostenido de beneficiarios y de recursos, al cumplirse ya 20 años desde su primera convocatoria. El cambio de política dio sus primeros frutos, adjudicando un total de $360 millones en concursos de incentivo, lo que aumentó sustancialmente los artículos publicados en revistas ISI y SciELO, alcanzando así la mayor cantidad histórica de publicaciones en los cuartiles 1 y 2. Como una muestra de la consolidación del nivel de investigación, la Facultad de Derecho creó una revista electrónica con el objetivo de ser indexada. También fue muy prolífica en la publicación de libros, junto al Instituto de Literatura, a los que se suman obras de Filosofía, Historia y Educación. La investigación sobre motivación lectora se convirtió en el primer proyecto finalizado después de la reformulación del concurso Área Temática Prioritaria, con excelentes resultados internacionales junto a investigadores de Finlandia, Norteamérica y Asia.



La Universidad se posicionó así en el top ten de producción científica a nivel nacional y, particularmente, logró muy buenos resultados en el concurso FONDECYT Regular, con investigaciones en Ingeniería, Filosofía y Derecho, entre otras. Además, se adjudicaron seis FONDECYT de iniciación, dos de Postdoctorado y un fondo de colaboración internacional con Alemania para la producción de pellets hidrofóbicos.


Como resultado del primer concurso Apoyo a la Organización de Congresos, se co-financiaron cinco grandes eventos internacionales, con el objetivo de fomentar la visibilidad y las redes de contacto de los investigadores, a través de seminarios o workshop internacionales en todas las áreas del conocimiento. Otros congresos y seminarios también reunieron a expertos nacionales e internacionales para discutir sobre los más diversos temas, como la importancia del lenguaje estético en un campus universitario, las resonancias de la mística cristiana en la poesía contemporánea, la relevancia del Inca Garcilaso de la Vega, los resultados de la Terapia Breve Estratégica o los avances de la publicidad a nivel internacional. Este trabajo conjunto entre las Facultades y la Subdirección de Extensión Académica benefició a un amplio público, lo que quedó en evidencia en el Seminario sobre Bullying en Chile, la décimo quinta Jornada Científica Internacional de Odontología o los Cursos de Especialización en Ciencias del Ejercicio y la Salud.


El ESE Business School creó el Centro de Ética Empresarial, reunió a empresarios y líderes sociales del mundo para debatir sobre empresa, desarrollo, políticas sociales y desigualdad y asumió el fenómeno Fintech con el Seminario Financial Summit. La Escuela de Administración de Servicios definió los estatutos de una red latinoamericana de instituciones para promover la formación e investigación en Servicio. La Escuela de Psicología se reunió con universidades de Iberoamérica para generar redes de colaboración en investigación y postgrado y dio inicio a los Coloquios de Investigación, con doctores en el área. Y docentes y alumnos de la Escuela de Terapia Ocupacional participaron en las primeras jornadas nacionales de Modelo de Ocupación Humana.

Más de 300 futuros médicos del país se congregaron en el Congreso Científico Temático de Medicina, Facultad que ya cuenta con cinco carreras y que celebró su primer cuarto de siglo. El Instituto de Filosofía también celebró sus 25 años con una clase magistral sobre la comprensión mundana y las raíces vitales de la filosofía y con la primera titulación conjunta de los alumnos de la Facultad de Filosofía y Humanidades. El Instituto de Ciencias de la Familia festejó dos décadas de existencia con un coloquio sobre el dolor humano y la esperanza, que reunió al empresario Vicente Monge y al filósofo Rodrigo Figueroa.

El año pasado recibimos a la primera generación de la Escuela de Fonoaudiología, que organizó un encuentro interuniversitario para debatir sobre investigación en su área, y a las 37 primeras alumnas de la Escuela de Obstetricia y Puericultura, quienes después de la ceremonia de investidura comenzaron su práctica en el Hospital Parroquial de San Bernardo y en la Clínica Universidad de los Andes.

Todos estos avances han posicionado a la Universidad en el concierto nacional e internacional de universidades, reconociéndose su calidad institucional y la de sus carreras a través de diversos rankings, como el elaborado por revista Qué Pasa o por la consultora inglesa QS.



 
Teléfono: (56-2) 412 9000. San Carlos de Apoquindo 2200
Las Condes, Santiago, Chile / 2008 Copyright