La Facultad

PERFIL DE EGRESO

Los abogados egresados de la Universidad de los Andes, conocen y aplican los principios, normas, doctrina y jurisprudencia que regulan las principales áreas del Derecho, las instituciones republicanas y los derechos fundamentales de la persona humana. Además, tienen la opción de especializarse en un área relevante de la ciencia jurídica.


Poseen herramientas propias del ejercicio profesional como la capacidad de investigación, el análisis y síntesis de problemas jurídicos y la habilidad para formular una estrategia de demanda o de defensa.


También alcanzan los siguientes resultados de aprendizaje transversales: capacidad de expresión oral y escrita, trabajo en equipo, empatía, pensamiento creativo y crítico para buscar soluciones a los problemas que se le presentan y habilidad para trabajar bajo presión.


Conocen y comprenden las reglas éticas que rigen la profesión y particularmente el Código de Ética del Colegio de Abogados. Asimismo, durante su formación, asumen un compromiso social asistiendo a personas menos favorecidas.
A través del Plan de Estudios Generales se consigue complementar su formación profesional, con una visión sapiencial e integradora de las ciencias y la cultura humana que incorpora la identidad de nuestra Universidad. Asimismo, el Minor entrega interdisciplinariedad abordando un área diferente a su formación principal.

PLAN DE ESTUDIOS

A partir del año 2011, la Universidad de los Andes ha implementado un nuevo Programa de Estudios Generales (PEG), el cual incluye Minors. Los alumnos ya no sólo podrán optar a cursos obligatorios de cada carrera, sino también a cursos de libre elección, logrando una mayor interdisciplinariedad en su educación de pregrado. Siguiendo con esta línea, a partir de este año, el currículo de la Facultad de Derecho está organizado por cursos semestrales y tiene una extensión de cinco años.

El plan de estudios de la Facultad de Derecho garantiza la entrega de contenidos fundamentales e irrenunciables de la disciplina, estimulando la participación, el diálogo y la reflexión de los alumnos, favoreciendo la complementariedad entre las disciplinas, potenciando el trabajo en equipo; equilibrando la formación teórica y la práctica desde el primer año.



Primer año está compuesto por cursos que otorgan a nuestros alumnos la formación jurídica básica, tales como Historia del Derecho, Derecho Romano, Derecho Natural y Derecho Constitucional. A través de estos cursos, los alumnos se contactan con la “realidad del fenómeno Jurídico”. Además, los profesores crean instancias para que los alumnos conozcan los tribunales y otros órganos de la Administración Pública de nuestro país. A partir de segundo año, comienza la progresión de cursos de Derecho Civil y Procesal, columnas vertebrales de la formación jurídica de nuestros egresados. Se profundiza, asimismo, en el Derecho Económico cuyas bases se establecieron el año anterior, a través de los cursos de micro y macroeconomía. En esta etapa, nuestros alumnos deben elegir y comenzar a cursar un Minor en una disciplina diferente al Derecho. El Minor se selecciona entre una gran variedad de disciplinas que ofrece cada año las diferentes Facultades de UANDES.

A partir de tercer año, los alumnos pueden elegir su línea de especialización en derecho, comenzando una progresión de cursos optativos de profundización en la líneas de inglés legal, derechos humanos, derecho ambiental, derecho de responsabilidad civil o derecho de la empresa. En cuarto año, se agregan en la formación del alumno las disciplinas de Derecho Penal y Derecho del Trabajo. En cuarto y quinto año se imparten además los cursos de Seminario de Investigación, cuyo objetivo es aprender las habilidades necesarias para desarrollar una investigación jurídica. Y al llegar a quinto año, los alumnos cursan dos semestres de gran contenido práctico en la Clínica Jurídica de la Facultad, situada en Santiago Centro a pasos de los tribunales de justicia. A través de estos dos cursos, los alumnos aprenden a resolver situaciones jurídicas de la vida práctica y a servir con sus conocimientos a las personas más vulnerables de nuestra sociedad. Existe además la opción de postular a Pasantías de Verano, donde los alumnos son recibidos en oficinas de abogados, áreas jurídicas de empresas o reparticiones públicas durante enero o febrero de cada año.

Para egresar se debe aprobar todos los cursos obligatorios y al menos cinco electivos, además de haber cursado los cuatro cursos de formación teológica, uno en artes y otro en ciencias que la malla curricular contempla.

Revisa la malla aquí.

 

 

 

SENTIDO CRISTIANO

La Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes cultiva el saber y el arte del Derecho en el marco de libertad y respeto de los derechos de la persona humana, la familia y la sociedad que tiene su fuente de inspiración en la fe católica, tal como se expresa en el Magisterio de la Doctrina Social de la Iglesia.

El sentido cristiano de nuestra enseñanza lejos de constituir una restricción o limitación para la investigación, el debate y el análisis de los problemas sociales, éticos y jurídicos, es un estímulo más para buscar honestamente y sin prejuicios la verdad y la justicia.

La Facultad ofrece a los profesores y alumnos que así lo requieran asistencia espiritual, otorgada por sacerdores de la Prelatura del Opus Dei. El capellán de la Facultad es el abogado, Doctor en Derecho Canónico, Pbro. Raúl Williams Benavente.

 

El santo Patrono de la Facultad (nombrado, a petición de la Facultad, por Decreto de Rectoría Nº 1, 2005)
es Santo Tomás Moro, abogado, canciller de Inglaterra y mártir de la fe católica por fidelidad a la conciencia.

Artículo del Prof. Joaquín García-Huidobro: "Santo Tomás Moro o el Poder de la Conciencia".

Artículo del Prof. Hernán Corral, "Tomás Moro: un abogado para todas las horas".

HISTORIA DE LA FACULTAD
 

El 8 de septiembre de 1989, el Rector Raúl Bertelsen Repetto depositó en el Ministerio de Educación la escritura pública que contenía el acta de fundación y estatutos de la Universidad de los Andes. Poco después el mismo Rector llamaba a los profesores Arturo Yrarrázaval Covarrubias y Enrique Brahm García para que, como Decano y Director de Estudios, respectivamente, pusieran en marcha la que debía ser la primera Facultad de la naciente Universidad: la de Derecho.


Con la decisiva ayuda del profesor Juan Ignacio González se procedió a elaborar la malla curricular y los programas de los cursos, como también a seleccionar a los profesores y ayudantes que debían impartir las asignaturas propias del primer año de la carrera.


Toda esta información fue remitida a la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que aceptó asumir como universidad examinadora de acuerdo al proceso de autonomía regulado por la legislación vigente. Este proceso de examinación se extendería hasta el año 2000, cuando se alcanzó la independencia académica de la carrera.


Durante los meses de diciembre de 1989 y enero de 1990 se inició la labor de promoción de la Facultad y se entrevistó a los primeros postulantes. Al mismo tiempo se trabajaba en la habilitación de la primera sede de la Universidad y de la Facultad: el edificio situado en la Avenida Bustamante Nº 86 de la comuna de Providencia.


Las clases se iniciaron el 19 de marzo de 1990 con 38 alumnos presentes en lo que era, entonces, única sala de clases de la Universidad. Aquellos primeros estudiantes tuvieron que hacer un gran acto de confianza para matricularse en una institución que, aunque destinada a crecer y durar siglos, en ese momento se reducía a un curso de una sola Facultad. Recién el año siguiente (1991) se agregarían a Derecho, el Instituto de Filosofía y la Facultad de Medicina y así, gradualmente, el resto de las carreras que hoy imparte la Universidad.


En 1994 egresó la primera promoción y al año siguiente (1995) la Facultad se trasladó al edificio de Humanidades del Campus San Carlos de Apoquindo. El año 2000 se duplicó el número de alumnos aceptados en primer año de la carrera para tener dos secciones por curso. En 2009 la Facultad se trasladó al nuevo edificio del Reloj dentro del mismo campus universitario.


Habiéndose completado las cinco promociones exigidas por la ley, cuyos exámenes finales eran tomados por comisiones integradas por profesores de la Universidad y de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Facultad pudo alcanzar la independencia académica. Por oficio de 24 de enero de 2000, el Rector de la Pontificia Universidad Católica de Chile, don Juan de Dios Vial Correa, informó al Ministerio de Educación que había culminado el proceso de examinación de las cinco primeras promociones de la carrera de Derecho de la Universidad de los Andes. El informe incluyó el análisis del rendimiento de los alumnos en los años 1990 a 1998, obteniéndose un promedio muy superior al 50% exigido por la ley. El promedio de aprobación alcanzado fue de 90,58%. Con este antecedente, el Ministro de Educación (Subrogante), don Jaime Pérez de Arce Araya, dictó el Decreto exento Nº 59, de 3 de febrero de 2000, por el cual declaró oficialmente que la Universidad de los Andes estaba en condiciones de otorgar independientemente el grado académico de Licenciado en Derecho.


Cuando han transcurrido más de 20 años desde su fundación, la Facultad se ha consolidado como una de las más prestigiosas del país, siendo reconocida su excelencia académica tanto en los medios universitarios como profesionales.

 



 
Teléfono: (56-2) 412 9000. San Carlos de Apoquindo 2200
Las Condes, Santiago, Chile / 2008 Copyright