Joseph Fadelle, musulmán iraquí converso al cristianismo: "Después del Bautismo no tengo miedo a la muerte"
Viernes 29 de mayo de 2015




“Pienso que los cristianos no morimos, sino que traspasamos a una vida con Jesús. No tengo miedo a la muerte. Después del Bautismo estoy listo para pasar a la otra vida”, concluyó Joseph Fadelle al finalizar su testimonio en el Aula Magna de la Universidad de los Andes. Con la ayuda de una traductora, el autor del libro “El precio a pagar” (2010) explicó a alumnos, profesores y administrativos cómo fue su proceso de conversión del islam al cristianismo y los llamó a repartir por el mundo “la Sal de la tierra”. “Me encanta hablar con los jóvenes porque son la Iglesia del futuro. De ustedes saldrán los nuevos sacerdotes, monjas, presidentes, directores”, destacó.

Iraquí y nacido bajo el nombre de Mohammed al-Sayyid al-Moussawi, su familia es descendiente del profeta Mahoma, por lo que vivió su juventud bajo las leyes del islam dentro de una poderosa familia chiíta, de la cual era el primer heredero. Hasta que, mientras realizó el servicio militar, conoció a un cristiano que lo invitó no sólo a leer, sino que a entender el Corán, donde se asegura que los cristianos creen en tres dioses, son infieles e inferiores.

Convencido de que podría convertir a este cristiano al islam, Fadelle inició un proceso que, finalmente, tendría el efecto contrario. Después de cinco meses de leer el Corán “con mente abierta”, la ayuda de un ayatolah y la investigación en otros libros, Joseph Fadelle concluyó que “el Corán no es la palabra de Dios, Mahoma no es un profeta y, por lo tanto, el islam no es una religión”.



Fue entonces cuando en sueños, aseguró, tuvo una visión: “Me vi al borde de un río. Al otro lado había un hombre y yo quería ir donde él. Salté, pero quedé suspendido en el aire. Ese hombre me dio la mano y me dijo que para cruzar debía comer el Pan de vida. Este era un concepto que yo no conocía”. Luego, su amigo cristiano le dio una Biblia y en la primera página que abrió vio que Jesús decía Yo soy el pan de vida.

“En la Biblia conocí al Señor Jesucristo y desarrollé amor hacia Él, luego adoración y, después de un tiempo, creí en Jesucristo”, explicó Fadelle. “Sentí que había encontrado un tesoro que quería compartir con todo el mundo”.

Entonces comenzó una larga travesía en busca de ser bautizado, dado que el poderoso nombre de su familia le cerraba las puertas de cada iglesia. “Pasé tres años solo con la Biblia y conocí a amigos cristianos”, recuerda.



En el intertanto, su padre y sus hermanos se enteraron de su conversión y no sólo lo amenazaron de muerte, sino que le apuntaron con armas directamente. Pero lo enviaron a prisión, en donde fue torturado para que diera a conocer a sus amigos cristianos. En otra oportunidad, luego de huir de Irak con su esposa y dos hijos, sus hermanos y un tío le apuntaron de nuevo y, esta vez, le dispararon al pecho. Sobrevivió. “No soy héroe ni tengo coraje, pero Dios me tomaba de la mano y yo tomaba la tortura con alegría, porque Jesucristo me había advertido que en su nombre lo insultarían y lo torturarían y yo había aceptado”, explicó Fadelle.

Finalmente, logró emigrar a Francia, donde reside desde 2001 junto a su esposa, a quien él mismo convirtió del islam al cristianismo, y sus cuatro hijos. Desde ahí se dedica a compartir su testimonio y a convertir a musulmanes al cristianismo, a pesar de que sigue amenazado de muerte.

Ejemplo de su éxito es el bautizo de uno de sus 20 hermanos en 2013. “Con Internet ya empezó el principio del fin del islam”, asegura Joseph Fadelle, “porque no hay musulmán que lo quiera seguir siendo después de investigar en Internet”.

Teléfono: (56-2) 412 9000. San Carlos de Apoquindo 2200
Las Condes, Santiago, Chile / 2008 Copyright