Instituto de Ciencias de la Familia
¿Lucra o no lucra la Universidad de los Andes?

Agosto de 2011

Durante los últimos meses, el tema del lucro en la educación ha estado presente en todos los ámbitos de la opinión pública, desde la prensa a las redes sociales. Y en más de una ocasión se han escuchado frases como “obvio que la los Andes tiene fines de lucro”… Y claro, su infraestructura aparenta una gran bonanza económica, por lo que a muchos les queda la sensación de que “hay plata”. Y, por lo tanto, “lucro”. Sin embargo, la realidad dista mucho de esta apreciación.

¿Quién es el dueño de la UANDES?

En primera instancia, si alguien se pregunta quién es el “dueño” de la Universidad de los Andes quedará sin respuesta, pues la UANDES “no tiene dueño” ni se vincula a sociedades cuyos derechos puedan ser transferidos. Según sus estatutos, la Universidad de los Andes está organizada como una fundación de derecho privado sin fines de lucro y en caso de que se disolviera, los bienes tampoco pasarían a personas naturales, sino que a fundaciones o entes jurídicos que tengan objetivos de orden cultural, espiritual o de beneficencia. Lo que sí se podría decir es que la UANDES es su propia dueña, ya que es propietaria del 100% de su infraestructura. Nada se arrienda a terceros y todos los bienes que utiliza (terrenos del campus, edificios, mobiliario, laboratorios, biblioteca, etc.) están registrados a nombre de la misma Universidad. Es así como no hay personas naturales ni sociedades que puedan sacar provecho monetario de la existencia de esta casa de estudios.

¿La Universidad pertenece al Opus Dei?

Por si acaso, tampoco es correcto señalar que la Universidad “pertenece” o “es del” Opus Dei, ya que la Prelatura tiene su propia personalidad jurídica y no controla ni el gobierno ni las decisiones de la Universidad, por lo tanto, tampoco su patrimonio. La UANDES simplemente le ha solicitado al Opus Dei que se haga cargo de la formación cristiana que en ella se ofrece, por lo que se trata de una vinculación colaborativa y no propietaria.

¿Existe un Directorio remunerado en la UANDES?

En la UANDES tampoco existe un “Directorio” como se conoce comúnmente en el ámbito empresarial, ya que ninguno de los miembros de su Junta Directiva recibe dineros por formar parte de ésta. Los que reciben una remuneración por parte de la Universidad no lo hacen en su calidad de miembros de la Junta Directiva, sino que por desempeñar funciones académicas o administrativas. Dos clásicos ejemplos podrían ser nuestro ex rector y actual profesor de la Facultad de Derecho, Raúl Bertelsen, o el Director del Instituto de Filosofía, Jorge Peña, miembros de la Junta Directiva a quienes los egresados hemos visto trabajar día a día en la Universidad hace 21 años.

¿Está a la venta la UANDES?

Otro factor que demuestra que la UANDES no tiene fines de lucro es que fue creada para perdurar en el tiempo. ¿Y qué implicancias tiene esto? Pues el rector Orlando Poblete explica que “desde el primer día, la Universidad de los Andes tiene una vocación de permanencia, es decir que no está ni estará a la venta. No se vende su marca ni su infraestructura, porque está al servicio de los universitarios.” ¿Recuerdan haber escuchado, durante su época de alumnos, frases como “estos edificios fueron construidos para durar siglos”? Pues es verdad y, de hecho, es uno de los pilares de la institución. “En la Universidad de los Andes, cada edificio que se construye, cada árbol que se planta, cada inversión que se realiza está pensada en nuestros alumnos y destinada a perdurar en el tiempo. A cumplir mucho más que décadas, siglos”, es la consigna.

¿De donde sale la plata para tanto edificio?

Y si no hay nadie interesado en lucrar con la Universidad ¿de dónde sale la plata para tanto edificio? Pues “de las generosas donaciones que hemos recibido de personas que creen en nuestro proyecto y del financiamiento bancario, a través de créditos que se van pagando año a año con lo que se genera a través del funcionamiento de la misma Universidad”, explica el Administrador General de la UANDES, Alejandro Gutiérrez. Para la Universidad de los Andes las donaciones tienen una importancia fundamental pues no recibe ningún aporte directo o basal del Estado. El único aporte estatal que recibe corresponde al AFI (Aporte Fiscal Indirecto), que representa menos del 3% del presupuesto de la operación de la Universidad (ver última pregunta). Los ingresos necesarios para su funcionamiento dependen, entonces, íntegramente de matrículas, aranceles y donaciones.

Gracias a las donaciones, la Universidad puede destinar sus recursos propios a fines como la contratación con jornada de docentes e investigadores y a la capacitación de profesores en universidades extranjeras de primer nivel. Para que se hagan una idea, el 90% de los ingresos de la Universidad proviene de las actividades de Pregrado, es decir, aranceles y matrículas. Un 8% proviene de Postgrados y el resto de actividades de Extensión, consultorías e investigación. En cuanto a los egresos, el 80% se destina a la remuneración del personal que trabaja en la Universidad (académicos, administrativos, auxiliares) y el 20% restante se destina a becas para los estudiantes, a la construcción y mantención de infraestructura y jardines y a lo que requieren las distintas carreras para su operación normal, además de lo que se utiliza para pagar los créditos bancarios. No se generan excedentes que se pudieran repartir como utilidades.

¿Cómo se usa el dinero de las donaciones?

En cuanto a las donaciones, éstas se destinan sólo a tres fines fundamentales: infraestructura, investigación y becas. Nunca para gastos operacionales, que son cubiertos con los ingresos de aranceles y matrículas. Cabe destacar que lo que se gasta en investigación y becas no son las donaciones propiamente tales, sino que sólo sus intereses. Esto se debe a que las donaciones van a un fondo patrimonial (endowment), creado hace años, para ir aumentando el capital en el tiempo. De este modo, este año se están destinando $200 millones para la investigación. Además, de las 36 mil UF que la Universidad entrega anualmente en becas socioeconómicas, 11.500 UF provienen de los rendimientos del fondo patrimonial, 1.500 UF provienen de donaciones de alumni y 23 mil UF de los resultados operacionales. Así se ve que son las donaciones las que nos ayudan a asegurar una mayor calidad, pues nos permiten acceder a estándares educacionales difíciles de sustentar por vía de aranceles, incluyendo la excelente infraestructura del campus.

¿A qué destina la Universidad de los Andes el Aporte Fiscal Indirecto (AFI)?

Como mencionamos, el AFI es el aporte estatal que la Universidad de los Andes recibe todos los años por los puntajes de los alumnos que se matriculan y que destina a becas académicas y económicas. En 2008, de las 25.402 UF que recibió, 19.626 se destinaron a becas académicas y 5.776 a económicas. En 2009, de las 30.807 UF que recibió por AFI, 20.409 las destinó a becas académicas y 10.386 a económicas. En 2010, de las 31.144 UF que recibió, 24.588 se destinaron a becas académicas y 6.556 a económicas. En 2011, de las 30.280 UF que recibió, 24.735 se destinó a becas académicas y 5.545 a económicas. Y, por último, en 2012 el AFI recibido fue de: $695.232 M y se destinó en su totalidad a becas académicas.