Memoria 2013

El próximo 8 de septiembre nuestra querida Universidad de los Andes cumple 25 años. Si pensamos que la primera universidad se formó en Europa en el siglo XI, y que en Chile la primera se fundó en el siglo XVIII, pareciera que nuestro incipiente cuarto de siglo es nada. Sin embargo, basta repasar los principales hitos de estos 25 años, y los acontecimientos de la cuenta anual correspondiente al período académico 2013, para darnos cuenta del vigor y crecimiento mostrado por nuestra Universidad en este su primer cuarto de siglo.

 

La cuenta que leeré a continuación sigue la línea iniciada en 2013. Para cada valor institucional destacaré el concepto que nos ha inspirado a lo largo de estos 25 años, mencionaré los hitos más relevantes de este primer cuarto de siglo y las acciones desplegadas en el período académico 2013.

 

El desarrollo mostrado por la Universidad de los Andes en sus primeros 25 años es consecuencia de su permanente fidelidad al espíritu fundacional. Inspirados en las enseñanzas de San Josemaría, un grupo de académicos y empresarios se atrevió a dar inicio a un proyecto educativo cuyo objeto, como lo recogen sus Estatutos, es “elaborar una síntesis orgánica y universal de la cultura humana, que integra la dispersión de las especialidades en la unidad radical de la verdad, iluminada y vivificada por la fe católica”. En los Estatutos ya quedaba plasmado lo que conocemos hoy como Universidad de los Andes, a pesar de que en 1989 aún no contábamos ni siquiera con una sede, mucho menos, con una Facultad.

 

Esta vocación original, que hemos mantenido a través de los años, se cimenta en ocho valores: búsqueda y compromiso con la verdad, armonía de fe y razón, aprecio por la dignidad humana, libertad y responsabilidad personal, espíritu de servicio, empeño por el trabajo bien hecho, unidad y vocación de permanencia. Son estos valores los que han permitido que sólo en un cuarto de siglo hayamos pasado de ocupar el primer piso de una casona a establecernos en un campus de 52 hectáreas con nueve edificios construidos; de tener 38 alumnos en la carrera de Derecho a 6.819 alumnos en 23 carreras de pregrado y 8 programas de Bachillerato; de 7 profesores a más de 1.800 docentes; de no tener oferta de postgrado a 4 programas de Doctorado.