Misión, Visión e Ideario

Misión

La Universidad de los Andes busca irradiar en la sociedad un modo de vida coherente con la verdad cristiana, que armoniza fe y razón. Se propone profundizar en el conocimiento de todos los ámbitos del saber, y promover actitudes de diálogo abierto y respetuoso con las personas. En su tarea académica pretende contribuir a la formación integral de los alumnos, con una dedicación personal a cada uno. Procura transmitir el amor al trabajo bien hecho y el afán de servicio, inspirándose en el espíritu del Opus Dei, institución que sostiene la formación cristiana que se entrega a toda la comunidad universitaria.

 

Visión

La Universidad de los Andes aspira a ser un referente de excelencia y un foco de irradiación de hábitos intelectuales y morales. Busca que los profesionales formados en sus aulas se distingan por su competencia profesional, su sentido de solidaridad, su capacidad de servir responsablemente a la sociedad y su actuación ética en el trabajo. Inspirada en las enseñanzas de San Josemaría, pretende difundir en la sociedad el valor divino de la vida humana, del trabajo bien hecho y de la verdad que hace libre al hombre. En su tarea se proyecta colaborando con otras instituciones nacionales y extranjeras.

 

Ideario

Este breve documento recoge los principios que inspiran a nuestra casa de estudios y a su comunidad. A través de los temas abordados, el “Ideario de la Universidad de los Andes” ofrece entonces una guía para el trabajo de quienes forman parte de la Universidad y están al servicio de sus alumnos y de la sociedad chilena.

Los invitamos a leer el documento:
Edición digital
Edición PDF


Valores UANDES

Búsqueda y compromiso con la verdad

La verdad está al servicio del hombre y de su felicidad. El universitario busca alcanzar la verdad a través del trabajo científico riguroso y del diálogo interdisciplinario libre, asumiendo el principio de que los postulados se proponen, no se imponen. La apertura a la verdad expresa una actitud positiva de renovación y profundización constante del conocimiento.



El compromiso con la verdad exige honestidad intelectual, independencia de juicio y deber de comunicarla a la sociedad. Supone también coherencia de vida, una clara consistencia entre las ideas compartidas y el testimonio personal.

Armonía de fe y razón

La ciencia humana y la fe cristiana son saberes complementarios que tienen su origen en Dios. La ciencia y la fe nunca se oponen, existe entre ellas una correlación necesaria para su depuración y regeneración recíproca. El conocimiento teológico es fundamental para el cultivo de una ciencia a la medida del hombre y de su dignidad.

Aprecio por la dignidad humana

La dignidad del hombre está presente en cada aspecto de los estudios universitarios y en las decisiones de la Universidad. Promovemos el trato cordial y solícito hacia todas las personas, el cuidado de las formas, la delicadeza para solicitar, corregir y sancionar. Los espacios e instalaciones denotan un gusto por la estética, el decoro, el orden y la limpieza como medios para la formación y perfeccionamiento de los que estudian y trabajan en la Universidad.

Libertad y responsabilidad Personal

La dignidad del hombre conlleva el respeto por su libertad y la conciencia de su responsabilidad. La Universidad fomenta entre sus miembros el pleno respeto a la libertad de las personas y de sus opiniones. Asimismo, defiende la libertad de sus académicos para desarrollar un proyecto académico conforme a un ideario común, libremente compartido.

Espíritu de servicio

La Universidad está al servicio de la sociedad. Sus profesores, alumnos y administrativos procuran servir a los demás a través de un trabajo bien hecho y de múltiples iniciativas sociales y asistenciales en beneficio de personas más vulnerables. La servicialidad supone una entrega generosa para trabajar en equipo, evitando cualquier afán de lucimiento personal frente a los resultados.

Trabajo bien hecho

Nos empeñamos por vivir una cultura del trabajo bien hecho como expresión del buen servicio y modo de contribuir al progreso de la sociedad. En particular, los docentes deben enseñar e investigar con competencia científica y los alumnos estudiar de la misma forma. El cumplimiento acabado del deber exige constancia y rigor, una adecuada planificación del crecimiento de la Universidad y un estilo de gobierno basado en resultados concretos y medibles.

Unidad

Cada integrante de la Universidad procura vivir fielmente el ideario institucional, prestando una colaboración leal y eficaz a todos, más allá de las naturales diferencias y problemas. En la Universidad se respira un ambiente de confianza, donde prima la unidad en torno a los principios y valores comunes.

Vocación de permanencia

La Universidad espera trascender por siglos. Por esta razón, se trabaja con mentalidad de largo plazo. Se procura que las decisiones académicas y arquitectónicas sean estables y sustentables en el tiempo. El crecimiento es fruto de decisiones maduradas y de la disponibilidad de personas y recursos suficientes para asegurar la identidad del proyecto educativo9