Alumna del Doctorado en Historia se adjudica Fondart para investigar la repostería monástica femenina

Viernes 5 de enero de 2018

 



“Una dulce tradición” es el nuevo proyecto de puesta en valor que realizará un equipo de investigadoras del Instituto de Historia, el cual apunta a rescatar el legado de la repostería monástica femenina de Santiago de Chile entre los siglos XVII y XXI.

Alejandra Fuentes, egresada del Máster en Historia y Gestión del Patrimonio Cultural y alumna del Doctorado en Historia, se adjudicó un Fondart para desarrollar el proyecto, en el cual trabajarán las académicas Alexandrine de La Taille e Isabel Cruz como coinvestigadoras.

Durante un año, las historiadoras estudiarán la tradición de la repostería femenina realizada en los monasterios de la ciudad de Santiago, desde el siglo XVII hasta la actualidad. Desde una perspectiva histórico-estética, se indagarán sus orígenes hispanomoriscos y el proceso de transculturación entre España y las comunidades religiosas chilenas; los procesos de elaboración, circulación y difusión a nivel regional; para luego identificar los principales tipos de preparaciones dulces y reconstruir sus recetas.

Los resultados se difundirán a través de un coloquio en el Museo Colonial de San Francisco, donde participarán las investigadoras, las religiosas de las diferentes congregaciones, especialistas en historia de la cocina en Chile y destacados chefs nacionales. Este encuentro finalizará con una pequeña degustación a cargo de Pía Jarpa, chef and food styling. También se desarrollarán dos artículos de investigación en revistas chilenas y se publicará un sitio web.

El equipo de trabajo cuenta con una amplia experiencia en el rescate patrimonial de los monasterios femeninos de Santiago, y tienen el respaldo de las religiosas que aún conservan la tradición de la repostería.

“El proyecto está dirigido a las distintas comunidades que habitan y circulan en la Región Metropolitana, especialmente vecinos, estudiantes y religiosos; además de instituciones e investigadores vinculados a la historia de la cocina chilena, a la gastronomía nacional, y al patrimonio cultural inmaterial de nuestro país”, cuenta Alejandra Fuentes.