Coloquio de mediación aborda los próximos desafíos en Chile de este tipo de intervención

Jueves 12 de julio de 2018

La instancia, impulsada por el Instituto de Ciencias de la Familia, congregó a tres expertas mediadoras de Chile y Argentina.

“El desafío de la mediación en el Chile de hoy: apertura a nuevos contextos de intervención" fue el tema que las mediadoras Marines Suares, Rosa María Olave y Rossana Garay abordaron en un coloquio organizado por el Instituto de Ciencias de la Familia (ICF) UANDES.

Las tres expertas coincidieron en la necesidad de buscar maneras de generar un crecimiento de la mediación familiar. Así también lo señaló Carmina Gillmore, mediadora y moderadora del coloquio. “Faltan instancias de diálogo, de encuentro, para ver dónde estamos ahora y a dónde queremos llegar”, dijo. “La pregunta es qué podemos hacer para que crezca más. Es nuestro desafío, y también ver en qué estamos fallando y qué nos falta”, agregó Marines Suares, psicóloga de la Universidad Católica, Argentina, mediadora familiar y consultora internacional en resolución de conflictos.

En esa línea, Marines señaló algunos problemas que se deben abordar para fortalecer la mediación relacional. “Existe una falta de capacitación y formación continua en este tipo de técnica, y un seguimiento de los casos. La UANDES lo hace con su equipo de Puente Alto, pero en general no se hace y debe ser algo continuo, destinar dos o tres horas para analizar los casos con el equipo trae mucho aprendizaje”, destacó Suares, quien también es docente universitaria de mediación en Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Perú, México, Ecuador, Panamá, Venezuela, España y Portugal.

Por su parte, Rosa María Olave, quien es docente de la Universidad Alberto Hurtado en temas de negociación y mediación, y directora del programa de Gestión y Resolución de Conflictos de la misma institución, también enfatizó en la necesidad de generar más espacios de encuentro entre las personas que trabajan en resolución de conflictos. “Debemos trabajar en una política pública que avance en la mediación y resolución de conflictos, que el mundo jurídico se sume con mayor decisión; deben existir muchas más conexiones, interrelaciones y confianzas, para que se comprenda la importancia del tema”, señaló, agregando la relevancia de incidir, participar y dar un enfoque transversal a la técnica.

Marines Suares, Rosa María Olave y Rossana Garay, junto a Carmina Gillmore, mediadora y moderadora del coloquio.

La académica también comentó acerca del trabajo en San Bernardo y Puente Alto, que realizan con las comunidades, sus integrantes y los profesionales de los centros, además del desafío que existe en el mundo académico. “En pregrado hay muchas áreas donde se puede desarrollar la mediación relacional, porque todas se vinculan con la sociedad y requieren habilidades para relacionarse. Debemos avanzar a que sea algo interdisciplinario y así enfrentar su convivencia en el área formativa de la universidad”, señaló.

Rossana Garay, docente de la Pontificia Universidad Católica en ámbitos de mediación, coincidió con ambas especialistas. “Hay que perfeccionarse, faltan nichos de especialización en ciertas temáticas. Los procesos son lentos, y hay que perseverar en ellos en forma responsable y constructiva, para lograr fortalecer la técnica”, dijo.

Rossana, quien también es miembro de la Superintendencia de Educación en la unidad de gestión colaborativa para el abordaje de conflictos, mencionó la generación de capacidades educativas en el ámbito escolar. “Deberíamos generarlas a través de una metodología con crecimiento, que las tengan los equipos directivos de los colegios para que así puedan intervenir”, señaló, destacando al igual que Marines y Rosa María, la importancia de que el trabajo de mediación se realice en equipo.

El desempeño profesional de Marines Suares, Rosa María Olave y Rossana Costa amplía en distintos campos laborales la mirada de la influencia y potencialidad de la mediación como metodología de intervención de conflictos.

Revisa más fotos aquí.

Coloquio de mediación aborda los próximos desafíos en Chile de este tipo de intervención