Cómo evitar las intoxicaciones de verano
Miércoles 25 de enero 2017


Con las altas temperaturas, los cuidados que se deben tener el hogar con los alimentos son aún mayores, ya que las intoxicaciones y otras enfermedades asociadas están más cerca de lo que uno cree.


Comprar los productos en lugares establecidos, conocer su procedencia, sobre todo para los de origen animal; cuidar mantener la cadena de frío y nunca volver a congelar alimentos que ya han sido descongelados son algunas de las indicaciones que siempre se deben considerar. Qué ocurre cuando, a pesar de estas atenciones, igual se contrae alguna enfermedad.


Claudia Casorzo, docente de la Escuela de Enfermería de la Universidad de los Andes, entrega algunos consejos en caso de contraer una intoxicación por ingesta de alimentos en mal estado.


“Hidratar con bebidas isotónicas, tipo Gatorade, y beber pequeñas cantidades en forma frecuente. Lo recomendable es 1/2 taza cada una hora. Se puede preparar una solución de rehidratación en casa con 1 litro de agua hervida por más de 10 minutos, 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio, 1/2 cucharadita de sal y 4 cucharaditas de azúcar. También se puede dar a beber té con azúcar o caldo de cubito”.


Agrega que se debe hacer una dieta sin residuos, es decir, comer una dieta liviana sin fibra y no comer frutas ni verduras crudas, tampoco aliños.


Sumado a lo anterior, es importante saber distinguir los síntomas que caracterizan una intoxicación para saber cómo reaccionar. “Se identifican por un dolor abdominal de tipo cólico, nauseas, vómitos, pérdida del apetito, diarrea, debilidad general y en ocasiones, fiebre”.


¿Cuándo acudir a un servicio de urgencia?
“Cuando existen signos de deshidratación, es decir, sensación de debilidad, boca seca y lengua de color blanquecino y pegajoso. Los mareos también son un indicador. En caso de niños, cuando el llanto es sin lágrimas y cuando no hacen la cantidad de orina habitual. Falta de sudoración, piel seca y ojos hundidos”.

La docente de la Universidad de los Andes, explica también que cuando los síntomas persisten por más de 6 horas, es importante que un doctor revise al paciente. “Cuando se trata de lactantes menores de un año, siempre se debe acudir a un especialista”, advierte.


Finalmente aquí algunos consejos para considerar y evitar estos malos ratos:

 

  • Lavarse muy bien las manos antes y después de manipular alimentos.
  • Lavar muy bien, con agua potable, frutas y verduras que se consumen crudas.
  • No consumir huevo crudo ni alimentos que contengan huevo crudo, como mayonesa casera.
  • Preparar con una mínima anticipación todos aquellos alimentos que se consumen crudos y mantener refrigerados hasta su ingesta.
  • Cocinar bien carnes de cerdo, pollo, pescados y mariscos.
  • Mantener mesones, tablas de picar y utensilios limpios.
  • Evitar la contaminación cruzada, es decir, no manipular ni utilizar los mismos utensilios para las carnes, verduras y alimentos cocidos. Se deben lavar los utensilios antes de usarlos con otros alimentos.
  • Desinfectar las superficies donde se manipulan los alimentos con una solución de agua con cloro. 1 cucharadita de cloro por 1 litro de agua.