Conoce a los estudiantes de Kinesiología que practican deportes de alto rendimiento

Jueves 11 de abril de 2018

Catalina Fleckenstein cursa 2°año de Kinesiología en la UANDES y desde los 5 años practica nado sincronizado. Semanalmente entrena en el Estadio Nacional y ahora se prepara para los Juegos Odesur que se realizarán en Cochabamba, Bolivia.


Entre las principales competencias en las que ha participado destacan los Preolímpicos 2016, Mundial Kazan 2016, Juegos Sudamericanos, Panamericanos, y bolivarianos 2017.

¿Cómo compatibilizas el entrenamiento con el estudio?

La verdad es que improviso sobre la marcha, nunca ha sido fácil compatibilizar estudios y deporte.

¿Cómo ha sido la experiencia universitaria? ¿Qué es lo que más te gusta de la carrera?

Entré a Kinesiología gracias al deporte, obviamente estoy dispuesta a conocer todas las áreas de esta hermosa carrera, pero me llama mucho la atención poder ayudar a deportistas. He tenido varias lesiones y siempre nos ha hecho falta un kinesiólogo que apoye directamente al equipo, pero nos hemos conseguido a algunos que nos han ayudado y apoyado, y nos hemos dado cuenta de la importancia que tienen en nuestra rehabilitación y posibilidad de seguir mejorando día a día. Lo que más me gusta de esta carrera es el poder ayudar a los pacientes y verlos recuperarse.

Kai Horwitz también está en 2° año. Practica esquí desde los tres años, a los 16 años empezó a competir en el Circuito Internacional de Esquí Alpino, y desde los 17 es parte del equipo nacional.

“Mis padres me subían todos los fines de semana a la nieve y ahí empezó todo. Desde que tengo memoria siempre me ha apasionado el esquí”, cuenta Kai. El deportista participó en los recientes Juegos Olímpicos de invierno en Pyeongchang, en Corea del Sur, y ahora está dedicado a su recuperación, tras un accidente sufrido en su última competencia, en donde se fracturó la pierna.

¿Cómo calificas tu participación en los JJ.OO. de Invierno de Pyeongchang? A pesar de no haber obtenido una medalla, el hecho de haber estado allá es positivo.
No tenía expectativas de sacar medalla en estas olimpíadas, logré clasificar justo y me las quería tomar como experiencia para unos futuros juegos a los cuales logre llegar más preparado. De todas maneras, no quedé contento con mi rendimiento en los Juegos. ¡Aún tengo mucho que aprender y mejorar! Pero, el hecho de estar allá y competir al nivel más alto es genial y fue una muy bonita experiencia. Conocí gente muy interesante. La organización de todo fue increíble, compartir con deportistas de otras disciplinas y compartir con algunas leyendas olímpicas fue increíble.

¿Cuáles son tus planes ahora, tienes agendadas otras competencias para este año?
Tuve un accidente grave en una de mis últimas competencias del año. Me quebré tibia y peroné. Por ahora mi cabeza está 100 por ciento en la rehabilitación. De todas maneras, tengo planeado en volver de buena forma a la temporada europea que empieza en noviembre, y mis grandes eventos para esa temporada son el mundial juvenil y el mundial adulto.


¿Cómo compatibilizas tu carrera como deportista y estudiante universitario?
Recibo mucha ayuda de parte de la dirección académica de la Escuela de Kinesiología, ellos me ayudan a organizarme y me dan la facilidad de faltar en caso de que sea necesario. De todas maneras, hay que tener las cosas planeadas con tiempo y tratar de seguir el plan.

¿Qué te motivó a estudiar Kinesiología?
La pasión por el deporte, siempre me ha gustado investigar y aprender sobre cosas que me pueden ayudar y al resto a ser mejores atletas. También desde que tengo 15 años he pasado mucho tiempo junto a distintos kinesiólogos y siempre me ha gustado el trabajo junto a ellos.