Especialistas en análisis de marcha realizan evaluación a pacientes del Centro de Rehabilitación Infantil del Ejército
Lunes 26 de septiembre de 2016

 

 

En el marco del trabajo colaborativo que realiza la Escuela de Kinesiología UANDES y el Centro de Rehabilitación Infantil del Ejército (CRIE), especialistas del Laboratorio Integrativo de Biomecánica y Fisiología del Esfuerzo (LIBFE) de la UANDES trabajaron con uno de los pacientes del CRIE para realizar un análisis de marcha.


El kinesiólogo Rodrigo Guzmán, docente a cargo del laboratorio LIBFE y del trabajo realizado explicó que "la evaluación de marcha 3D para los niños del CRIE implica dar acceso a tecnología de punta a estos pacientes que no la tienen disponible. La información extraída de este examen, permitirá controlar la progresión de marcha de aquellos niños, como también evaluar nuevas alternativas terapéuticas para ellos. Por otro lado, esta iniciativa fortalece las relaciones entre nuestra escuela y el centro clínico".


La directora del CRIE, Mayor Karla Landero, señaló que el trabajo colaborativo que realiza el CRIE junto a la Escuela de Kinesiología ha sido muy relevante en cuanto al intercambio de conocimiento.

 

“Nos sentimos muy conforme con la forma en cómo nuestros alumnos se involucran con los pacientes y el conocimiento que traen, permitiendo que nuestros profesionales puedan sacar el máximo provecho. El LIBFE es una tremenda posibilidad que nos entrega la Escuela de Kinesiología para que podamos trabajar de mejor manera con nuestros niños, quienes se encuentran en situación de discapacidad permanente o transitoria. En nuestro trabajo la calidad es fundamental y es lo que vemos expresado tanto en los alumnos como en quienes participan en el laboratorio: calidad y trato humano", expresó la directora del CRIE.


La subdirectora del CRIE y neuróloga de la UANDES, Capitán Alejandra Urra, comentó que desde el punto de vista médico, “la evaluación que realiza el LIBFE nos entrega datos objetivos acerca del tipo de marcha y el patrón específico de nuestro paciente. Con estos datos podemos dirigir de mejor manera al equipo terapéutico y la indicación de órtesis para hacer que sus actividades sean lo más funcionales e independientes posibles. Como oficial de sanidad agradezco el trabajo del LIBFE ya que nos permite evaluar constantemente nuestra labor, en pos de un mejor tratamiento para nuestros niños".


La kinesióloga especialista en neurorrehabilitación, Carola Bravo, quien también participó en la evaluación, indicó que "esta evaluación es muy relevante para poder discriminar si las terapias específicas o intervenciones como el bótox o uso de yeso, son efectivas en nuestros niños y, de esta manera, orientar nuestras terapias de forma personalizada según sus necesidades y evolución para favorecer la funcionalidad, que es el norte de nuestro quehacer”. Carola Bravo, quien además es terapeuta Vojta Certificada, agregó que “la posibilidad de realizar las evaluaciones en el LIBFE es una gran oportunidad tanto para el beneficio de nuestros pacientes como para la profundización de los conocimientos de nuestros alumnos en el proceso de formación".