Expertos abordaron las mejores prácticas de liderazgo escolar y sus efectos en el aprendizaje

Lunes 20 de noviembre de 2017

El liderazgo escolar juega un rol central en el mejoramiento educativo escolar, según investigaciones nacionales e internacionales.


En un nuevo seminario organizado por el Centro de Investigación en Educación y Aprendizajes (CIEA) de la Facultad de Educación UANDES, dos especialistas revisaron las mejores prácticas de liderazgo directivo y cómo influyen en la calidad al interior de la sala de clases.


Francisco Larraín, académico del CIEA, se refirió al liderazgo distribuido, investigación con la cual se doctoró por la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos). Es una perspectiva que valora más la opinión de aquellos miembros cuyas actividades se ven afectadas por las decisiones de los líderes.


En esa línea, se trata de un liderazgo altamente comprometido. “En la medida es que más miembros de la organización tienen acceso a información y práctica del liderazgo, crece el compromiso en las tareas que les corresponde”, señaló.


Agregó que “se ha establecido indirectamente que algunos factores asociados al liderazgo distribuido influyen positivamente en el aprendizaje, por ejemplo, en la colaboración, motivación, confianza de los alumnos”.


En tanto, Paulo Volante, profesor asociado de la Facultad de Educación de la Pontificia Universidad Católica abordó las capacidades claves de liderazgo escolar en acción.


El especialista describió el liderazgo como una “cadena de influencia que opera en la organización y explica el logro de sus objetivos en el contexto de su entorno próximo y global”.


De esta manera, es un trabajo que supone la interacción y sinergia entre la labor de los directivos, los profesores y los propios estudiantes.