Expertos analizan creación del nuevo ministerio de Ciencia y Tecnología

Jueves 7 de junio de 2018

En una nueva Acta Diurna de la Facultad de Comunicación, expertos analizaron la importancia de la creación del nuevo ministerio de Ciencia y Tecnología, exponiendo sus puntos de vista sobre esta nueva institucionalidad.

Los invitados, en esta oportunidad, fueron los científicos José Miguel Aguilera, Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas en 2008; Mónica Rubio, Licenciada en Ciencias y magíster en Astronomía de la Universidad de Chile, doctora en Astronomía de la Universidad Paris VII; Álvaro Fischer, Ingeniero Matemático de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y Miguel Kiwi, Premio Nacional de Ciencias Exactas 2007; quienes concordaron que el nuevo ministerio de Ciencia y Tecnología aportará una mayor institucionalidad a la investigación científica, pero que la creación de una nueva cartera no es, necesariamente, la mejor herramienta.

“Yo creo que constituir un nuevo ministerio no es la mejor opción para que la ciencia se desarrolle, porque se está sumando más burocracia, que, además, requerirá de fondos que hoy no están. A uno le gustaría ver que las autoridades políticas entiendan la importancia de la ciencia”, dijo Álvaro Fischer, Ingeniero Matemático de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, premio “Al Ingeniero por acciones distinguidas” del Instituto de Ingenieros de Chile y miembro de la New York Academy of Science y del Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo de Chile.

Mónica Rubio, Licenciada en Ciencias y magíster en Astronomía de la Universidad de Chile, doctora en Astronomía de la Universidad Paris VII (Francia) y que, junto a su equipo de investigadores, descubrió una nueva forma de maternidad estelar (identificó el proceso de formación estelar en una galaxia enana, ubicada a tres millones de años luz) afirmó que “hace mucho que queremos que se le de a la ciencia la importancia y relevancia que merece, pero me preocupa cómo se financiará la ciencia básica, porque con la creación de este nuevo ministerio desaparecen esos recursos”.

Los científicos concordaron que el financiamiento que, actualmente, se destina a la investigación en Chile -sólo el 0,34% del PIB- será el mismo cuando se instale el ministerio, situación que afectará a aquellos que postulen a los fondos de investigación de Conicyt, porque se verán reducidos. También recalcaron que les llamó la atención que Corfo haya quedado fuera de esta nueva cartera y siga dependiendo de Economía.

José Miguel Aguilera, Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas en 2008, Ingeniero Civil Industrial de la Universidad Católica, MBA en Texas A&M University, magíster en Tecnología de Alimentos del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y doctorado en Ciencia de los Alimentos de Cornell University (Estados Unidos) entregó varios datos sobre la realidad de la ciencia en Chile. Afirmó que el país sólo representa el 0,4% de las publicaciones a nivel mundial, que lo se invierte en ciencia es menos de la mitad de lo que recauda el impuesto al tabaco y que el 90% de los papers científico son producidos en las universidades. “Menos del 25% de la investigación se hace en las empresas. Si Chile es el mayor productor de cobre del mundo no se explica que Codelco no tenga ninguna oficina sobre investigación; lamentablemente, en el mundo privado, no tenemos con quién conversar, no existe una contraparte para presentarles nuevas ideas”, sostuvo.

Por su parte, Miguel Kiwi, Premio Nacional de Ciencias Exactas 2007, Ingeniero Civil Mecánico de la Universidad de Chile y académico del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias de esa casa de estudio, dijo que “el nivel de ciencia en Chile es muy competitivo a nivel mundial, a pesar del escuálido financiamiento que tenemos. Nueva Zelanda, con 5 millones de habitantes, produce más ciencia que todo Latinoamérica e Israel, por ejemplo, decidió hace 40 años tener una política de Estado para apoyar la investigación e invierte 4% de su PIB. El problema que tenemos es que siempre se le pasa al siguiente gobierno lo relacionado con la ciencia y finalmente nadie se hace cargo”.