Facultad de Medicina UANDES celebró sus 25 años

Viernes 28 de abril de 2017

Dr. Rogelio Altuzarra, profesor titular y decano Facultad de Medicina; Dr. Ricardo Espinoza, profesor titular y ex decano; Rector José Antonio Guzmán; Dr. Fernando Orrego, profesor emérito y primer decano; Dr. Fernando Figueroa, profesor titular y ex decano y Dr. Rodrigo Alonso, profesor titular y ex director Escuela de Medicina.


Reunidos en el Aula Magna de Biblioteca, autoridades, decanos, académicos, alumnos y egresados de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes, conmemoraron los 25 años de la primera facultad de medicina del país impartida por una universidad privada no tradicional.


Durante el inicio de la ceremonia, el decano de la Facultad, Dr. Rogelio Altuzarra, agradeció a los visionarios y fundadores de la Facultad por haber proporcionado a quienes trabajan y estudian actualmente en ella, un motivo de vida, un proyecto a realizar y una oportunidad única de participar en la fundación y desarrollo de esta obra, de especiales características.

 

“Nadie funda facultades de medicina todos los días. El diario vivir, con sus contingencias y rutinas, frecuentemente nos impide ver lo que estamos haciendo con un sentido histórico. Para los que escriban dentro de 25 años el segundo capítulo de esta historia, seremos sus referentes, para bien o para mal, porque hicimos bien las cosas o porque las pudimos hacer mejor. Pero referentes al fin, que mirarán con curiosidad y tal vez con respeto”, expresó el Dr. Altuzarra.


La Facultad de Medicina inició sus funciones en marzo de 1991 con 26 alumnos, en el Palacio Piwonka ubicado en calle Ejército, y en la actualidad recibe en primer año a 329 estudiantes. De ser solo una Facultad de Medicina, hoy en día ésta alberga seis Escuelas (Medicina, Kinesiología, Terapia Ocupacional, Nutrición y Dietética, Fonoaudiología y Postgrados) y un Centro de Investigación en Biomedicina. Cuenta con más de 1.200 estudiantes en régimen y más de 1.151 egresados, repartidos por todo Chile y el extranjero.


“La Facultad ya es conocida por la calidad profesional y personal de sus egresados, y los distintos rankings la sitúan entre las mejores de Chile”, señaló el decano durante su discurso, y agregó que “en estos años, la Universidad ha crecido en infraestructura de manera notable (…) y en cuanto a los campos clínicos en convenio, estos han tenido un rol protagónico en el desarrollo de la Facultad y con ellos nos une una relación de amistad y agradecimiento. El Hospital Parroquial de San Bernardo, el Centro de Salud Universidad de los Andes en San Bernardo, Clínica Dávila, Clínica Santa María, Hospital Militar de Santiago, Hospital Luis Tisné, Fundación Oftalmológica Los Andes, Hospital del Trabajador, Instituto Psiquiátrico Dr. José Horwitz, Centro de Referencia de Salud (CRS) Cordillera, corporaciones municipales, Policlínico El Salto y otros muchos que se relacionan con especialidades y postgrado, como por ejemplo, la Fundación Arturo López Pérez, han contribuido en forma decisiva en la excelente formación de pregrado y postgrado de nuestros alumnos. Además, desde su inauguración, la Clínica de la Universidad de los Andes participa en forma progresiva y entusiasta en la formación de nuestros alumnos”.


Un sueño compartido

A continuación, el Dr. Rodrigo Alonso, miembro del Consejo de la Facultad de Medicina en el periodo 1994 – 2010 y director de la Escuela de Medicina entre los años 2009 y 2012, dictó la conferencia “Testigo de un sueño compartido”, instancia en la que recordó el periodo fundacional de la Facultad, a los primeros académicos, alumnos y funcionarios, quienes “a pulso” sentaron las bases de lo que hoy es la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes.

 

El Dr. Rodrigo Alonso durante su conferencia. En la testera, el decano Rogelio Altuzarra; el rector José Antonio Guzmán; la vicedecana de Investigación y Postgrado, María Teresa Valenzuela, y el vicedecano académico de la Facultad de Medicina, Ismael Correa.

 

Una Facultad con un fuerte sello en la investigación, impregnado por su primer consejo integrado por el decano Dr. Fernando Orrego, la directora de Estudios, Dra. Elisa Marusic, y el Dr. Juan Cox. A ellos y los académicos se les agradeció en varias ocasiones el haber fijado el rumbo de la carrera, el sello de la malla curricular y el perfil de los profesionales que se quería formar.


El Dr. Alonso, quien hoy dirige los Programas de Bachillerato de la Universidad, también rememoró la evolución que fue experimentando la Facultad desde su funcionamiento en calle Ejército, el proceso de examinación realizado por la PUC, el traslado al campus de San Carlos de Apoquindo en 1994, las anécdotas relacionadas, los primeros alumnos, entre otros aspectos que marcaron el inicio de la Facultad.


El Rector de la Universidad, José Antonio Guzmán, quien también presidió la celebración de este aniversario, recordó que “el proyecto de comenzar una Facultad de Medicina fue de una audacia mayúscula. En aquel entonces, ninguna de las ‘nuevas universidades’ creadas después de 1980 se había lanzado a esta aventura. La sabiduría común indicaba que una Facultad de Medicina era patrimonio exclusivo de universidades consolidadas y de larga tradición. Sin embargo, contra viento y marea, el Rector y la Junta Directiva de esos años tomaron la decisión de embarcarse en esta locura. Pero no se trataba de comenzar por comenzar. Acorde a nuestro espíritu, la nueva Facultad, que —junto con la de Filosofía— se uniría a la Facultad de Derecho, debía comenzar con la aspiración de llegar a ser una excelente Facultad”.


Finalmente, el Rector señaló que “aún queda mucho por hacer y nuestra historia recién comienza. Conformarse con lo hecho no es una opción. En momentos en que el país necesita escuchar la voz de los que defienden la vida y la dignidad humana –en un ambiente en que el debate sobre temas bioéticos se vuelve cada vez más común– es fundamental formar profesionales íntegros y capaces. Las futuras generaciones de profesionales de la salud han de seguir distinguiéndose, cada vez más, por su conocimiento y, especialmente, integridad y su buen trato”.

25 años de la Facultad de Medicina