Francisca Campos (PAR 13) y Happy Learners: "Los niños necesitan aprender haciendo y ser los protagonistas de su aprendizaje"

Miércoles 2 de agosto de 2017

La parvularia UANDES trabaja en el Trewhela´s School, ha realizado diversos estudios de postgrado en Chile y en el extranjero, y ejerce el voluntariado como una parte importante de su vida.

Hace 10 meses, Francisca Campos (PAR 13) comenzó a desarrollar una idea de aprendizaje en la que los niños tomaran un rol protagónico. Existían unas ganas de aportar a la educación desde un enfoque diferente, con un carácter más lúdico e innovador. Así nació Happy Learners, una empresa que entrega servicios de clases particulares por profesoras bilingües, clases de inglés, preparación para exámenes de admisión, home school y tratamiento psicopedagógico. Todos con una misma invitación a los niños: aprender explorando, descubriendo y jugando.

 

“Surge de las ganas de responder a los cambios que se viven en el mundo actual donde los niños necesitan aprender haciendo y deben ellos los protagonistas de su aprendizaje; los profesores servimos de guía”, señala Francisca.


La parvularia UANDES explica que el objetivo final es aportar un andamiaje con actividades innovadoras al proceso de enseñanza y aprendizaje de los niños. “Promovemos el uso de material concreto que sea significativo para ellos, tomamos en cuenta sus conocimientos previos y respetamos sus diferencias al momento de guiar el aprendizaje”, agrega Francisca, quien cuenta que el proceso de montar la empresa fue bastante rápido.

 

“Comencé la idea con una amiga de trabajo que ahora vive en España, por lo que seguí construyéndola sola. Ahora somos 10 las que formamos Happy Learners. Siempre he sido inquieta, me gusta estudiar y estar informada de lo que pasa en educación en todo el mundo lo que me ha dado directrices de cómo hacer que Happy Learners sea un aporte para la comunidad”, señala orgullosa.


La forma de operar de Happy Learners consiste en que una vez que los padres o tutores de niños entre dos y doce años contactan a Francisca, acuerdan las áreas a reforzar, y ella selecciona dentro de su staff al profesional que considere más idóneo para trabajar con cada niño.


A corto plazo, Francisca espera llegar a más padres que quieran que sus hijos aprendan jugando, y al mismo tiempo motivar a los niños a aprender felices. A mediano plazo, pretende llevar Happy Learners a otras regiones del país.

Desde que egresó, Francisca comenzó a trabajar en el Trewhela´s School, sede Chicureo. “Es un colegio que en su sede principal tiene 80 años de historia, y en Chicureo recién cinco años”, cuenta. Por ingresar en sus inicios, Francisca tuvo la oportunidad de participar en múltiples áreas además de la sala de clases, entre ellas, crear un nivel nuevo llamado “Infant”, para niños de entre dos y tres años. También formó parte de varios comités, entre ellos el paritario, del cual fue presidenta y delegada.


Francisca también estudió Psicopedagogía en la UANDES, realizó un diplomado en Gestión Educativa de Calidad en la Universidad Autónoma de Barcelona, España, ciudad en la que también fue voluntaria de un colegio jesuita del proyecto Horizonte2020, programa que financia proyectos de investigación e innovación de diversas áreas temáticas en Europa. Actualmente, además de su trabajo, realiza voluntariado en el Hospital Calvo Mackenna de Santiago, donde enseña inglés a niños entre nueve y trece años, y recientemente la invitaron a realizar un proyecto de un centro de aprendizaje para niños vulnerables del sector poniente. “Quiero que el voluntariado sea una parte importante de mi vida”, dice.


El equipo de Happy Learners se conforma por educadoras de párvulos, profesoras de básica, psicopedagogas y profesoras de inglés. “La mayor dificultad es llegar a más personas, pero sabemos que es un proceso lento”, señala.

 

Happy Learners entrega servicios de clases particulares por profesoras bilingües, clases de inglés, preparación para exámenes de admisión, home school y tratamiento psicopedagógico.

A corto plazo, Francisca espera llegar a más padres que quieran que sus hijos aprendan jugando, y al mismo tiempo motivar a los niños a aprender felices. A mediano plazo, pretende llevar Happy Learners a otras regiones del país.

 

Para ella, el servicio a la sociedad y el ímpetu por el trabajo bien hecho son los mayores aportes que le entregó la UANDES, que en su opinión se traducen en “la formación crítica y ética, y las ganas de ir por más, innovar y dar un granito de arena a la educación del país”, dice.


Contacta a Happy Learners al correo contacto@happylearners.cl o visita su sitio web. También puedes seguirlos en sus redes sociales: Facebook: Happy Learners CL / Instagram: Happy Learners.