Giorgo Sertsios y su llegada a la UANDES
Martes 22 de octubre de 2013



Giorgo Sertsios está casado hace seis años con Francisca Melo (ICOM 06). Se casaron una semana antes de partir al doctorado en la Universidad de Maryland y hoy tienen tres hijos: Miguel (5), Laura (3) y Pedro (1).
El profesor Giorgo Sertsios inhala y exhala investigación. El amor por el estudio lo ha acompañado siempre. De hecho, cuando le preguntamos cómo se ve en 10 años más, su respuesta es enfática: “Haciendo investigación en una universidad”.

Sertsios es ingeniero comercial y magíster en Economía, con mención en organización industrial de la Universidad Católica. Entre 2007 y 2011 estudió un doctorado en Economía con especialización en organización industrial y finanzas corporativas en la Universidad de Maryland. Luego, trabajó dos años como profesor asistente en Bauer College of Business de la Universidad de Houston.

A sus 32 años, cuenta con publicaciones en “Management Science” y en el “Journal of Law, Economics & Organizations”. Tiene una activa agenda de investigación, que incluye tres working papers (artículos en estado de revisión) y dos work in progress (ya lo está trabajando, sin versión escrita aún). Ha expuesto en nueve universidades, y en conferencias, como la “American Finance Association” y la “International Industrial Organization”.

Al salir de la PUC, entraste a trabajar en Revenue Management en LAN y como profesor en la UANDES. Cuéntanos de esta etapa.
Estuve ocho meses en LAN, con un grupo de gran calidad intelectual. No me motivaba el ambiente interno. Ellos estaban en una parada muy diferente a la mía, que me gustaba la investigación.

Previo al doctorado, estuve dos años en la UANDES. Ahí pude depurar mi tesis de magíster, me preparé para el doctorado, dicté algunos cursos y tuve contacto con el mundo académico.

Luego partiste a estudiar el doctorado a la Universidad de Maryland. ¿Cómo fue la experiencia?
Intensa. Soy acelerado para todo y un doctorado, que frecuentemente se saca en cinco o seis años, lo hice en cuatro. Ya estaba casado y en ese período nacieron mis dos hijos mayores. Para no descuidar a la familia, cronometraba las horas de estudio y prácticamente no hablaba con nadie. Tuve además la suerte que mi tesis prosperara y conté además con muy buenos advisors, Roger Betancourt (economía) y Gordon Phillips (finanzas).

Después trabajaste dos años como profesor asistente en Bauer College of Business de la Universidad de Houston. ¿Cómo fue esa época?
El 90% del tiempo me dediqué a la investigación y el resto, dictaba un curso de Finanzas Corporativas. En Houston vivíamos en un barrio muy tranquilo. Durante esos años nació Pedro (su tercer hijo) y los niños mayores iban al jardín infantil. Teníamos muchos amigos chilenos y el clima era muy agradable.

A fines de mayo de 2013 llegaron de vuelta a Chile. ¿Cómo ha sido el cambio?
Ha sido brusco. Tuvimos que partir de cero. A nuestra llegada no teníamos cédula de identidad, cuenta corriente, celular, dónde vivir, etc. Hace un mes ya estamos en nuestra casa definitiva, lo que ha ayudado a que estemos más tranquilos.

¿Qué echas de menos de Estados Unidos?
Los espacios abiertos de Houston, el calor y los burritos de Chipotle.

El 1 de junio entraste a trabajar a la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales como profesor investigador. ¿Cuál es tu mayor desafío?
La UANDES me ofreció dedicarme full a la investigación y creo que eso no te lo da ninguna universidad en Chile. Mi mayor desafío es publicar.

¿En qué tópicos se centra tu investigación?
En dos temas. El primero, en la interacción entre las finanzas corporativas y la organización industrial. Y el segundo, una pequeña área dentro de Law & Economics, conocida como Self Enforcement Mechanism.

¿Cómo describirías tu relación con los alumnos?
Me entretengo con ellos, lo paso bien dictando clases. Son más simpáticos y educados que los estudiantes gringos.