Hernán Corral: "La Universidad tiene un compromiso con el progreso de las comunidades en que se inserta"

10 de septiembre de 2012

 


Hernán Corral, académico de la Facultad de Derecho de la UANDES.
En el marco del XXIII aniversario de la Universidad de los Andes, y ante un Aula Magna llena de profesores, auxiliares, administrativos y alumnos, el profesor Hernán Corral, destacado investigador y académico de la Facultad de Derecho, dictó la Clase Magistral “La Universidad y problemas sociales ¿Observación a distancia o participación comprometida?”.

En la oportunidad, reflexionó acerca del rol que tiene el académico en la participación de los “temas país”, y del papel que juega una institución universitaria dentro de la sociedad. “La Universidad, y sobre todo nuestra Universidad de los Andes, frente a los problemas de la sociedad chilena, latinoamericana y global, debe tener una actitud a la vez de observadora a distancia y de comprometida participante”, comentó.

Respecto al punto de participar en el debate público, expresó que se debe “tomar conciencia de que la Universidad forma parte interesada en el enfrentamiento de los problemas sociales y que tiene una cierta responsabilidad en ello. No puede tratarse de una mera espectadora pasiva y aletargada frente a cómo se desarrolla la sociedad. La Universidad tiene un compromiso con la buena marcha y con el progreso de las comunidades en las que se inserta”.

Pero también destacó la importancia de mantener un cierto distanciamiento. “Esto implica serenidad y sobriedad en el discurso, moderación y autocrítica en las propuestas de solución, en la descripción de los problemas y de los conflictos. No estamos a favor de que se excluya la pasión por la búsqueda de la verdad y por encontrar las mejores soluciones a los problemas sociales. Pero es menester que esa pasión no se desboque y deje de ser guiada por la sensatez y el razonamiento ponderado que son propios y característicos del estudio y del trabajo académico”.

Finalizó con unas palabras de San Josemaría Escrivá de Balaguer, que a su juicio “sintetizan lo que hemos querido desarrollar esta mañana junto a ustedes”: "La Universidad –decía el Santo en un acto en 1972– no vive de espaldas a ninguna incertidumbre, a ninguna inquietud, a ninguna necesidad de los hombres. No es misión suya ofrecer soluciones inmediatas. Pero, al estudiar con profundidad científica los problemas, remueve también los corazones, espolea la pasividad, despierta fuerzas que dormitan, y forma ciudadanos dispuestos a construir una sociedad más justa" (San Josemaría Escrivá de Balaguer, Discurso en Acto de Investidura de Doctores Honoris Causa de la Universidad de Navarra, 7 de octubre de 1972).