Investigadores internacionales analizaron multidisciplinariamente el concepto de familia como base social

Miércoles 29 de mayo de 2013

Ver galería de Fotos del Congreso

Presidieron el Congreso la Presidenta de REDIFAM, Zelmira Bottini; el Presidente del Consejo Pontificio para la Familia, Monseñor Vincenzo Paglia; el Rector de la UANDES, Orlando Poblete; el Arzobispo de Santiago, Monseñor Ricardo Ezzati; y la Directora del ICF, Claudia Tarud.

En primera línea estuvieron presentes también Su Excelencia el Nuncio Apostólico en Chile, Monseñor Ivo Scapolo; el Vicario Regional del Opus Dei en Chile, Monseñor Sergio Boestch; el Vicario de la Familia, padre Marek Burzawa; y el Vice Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica de Chile, padre Cristián Rocangliolo.

30 expositores de ocho países se presentaron ante unas 300 personas para discutir científicamente sobre la célula fundamental de nuestra sociedad: la familia. En el marco del tercer encuentro anual de la Red de Institutos Universitarios Latinoamericanos de Familia REDIFAM, el Instituto de Ciencias de la Familia (ICF) de la Universidad de los Andes organizó el primer Congreso de Investigación Científica en Familia de esta red, junto al Centro UC de la Familia y al Instituto Berit de la Universidad Santo Tomás. A través de conferencias plenarias y de paneles simultáneos, el congreso abordó interdisciplinariamente las materias de familia y sociedad, familia y vida, y familia y educación durante todo un día de trabajo e intercambio académico.

Con el auspicio del Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM, el objetivo del congreso era difundir conocimiento científico y poner al servicio de la sociedad el conocimiento propio que surge de la investigación universitaria en relación a materias de matrimonio, familia y educación, así como generar nuevas iniciativas de estudio e investigación conjuntas. Objetivos plenamente logrados gracias a la calidad de los expositores y a la alta convocatoria de público. Los auditorios casi no dieron abasto para recibir a profesionales y estudiantes de las más diversas áreas, interesados por conocer más sobre el estudio de la familia y que pudieron acceder a herramientas, estudios y conclusiones científicas de toda Latinoamérica.

“Nos alienta y nos llena de ilusión la realización de este evento”, señaló el Rector Orlando Poblete en sus palabras de bienvenida. “No sólo es necesario, sino indispensable, estudiar la institución familiar en profundidad, con método universitario y con calidad científica, con alto manejo de fuentes interdisciplinarias y con el debido tratamiento de cifras empíricas. Entendemos que la familia, el matrimonio y la educación familiar, como la vida familiar y la formación de los hijos, merecen y deben ser abordados con el rigor y la profundidad con que lo hacen las diversas ciencias respecto de los más relevantes temas que interesan y aquejan al hombre y a la sociedad”, agregó.

 

La mirada de la Iglesia

“La familia sigue siendo el tesoro más querido de todos los pueblos latinoamericanos y prueba de ello es que la mayoría de las personas de este continente continúa soñando con tener una familia, quiere formar su propia familia y desea vivir en familia. La cultura no piensa del mismo modo. La política tampoco”, advirtió el Presidente del Consejo Pontificio para la Familia (Roma), Monseñor Vincenzo Paglia, al inaugurar el congreso. Ante un Aula Magna copada de gente, Monseñor Paglia comentó sobre el riesgo que implica el individualismo actual, así como el reconocimiento de diversos estilos de vida como compatibles con la familia.

Mons. Vincenzo Paglia (audio en VLC)

Padre José Granados (audio en VLC)

(Ver extracto de la ponencia)


Por lo mismo, hizo ver que los diversos estudios sobre familia que están llevando a cabo los miembros de REDIFAM, junto a los de otras instituciones, “fundan las bases para un diálogo provechoso con los distintos actores sociales, a fin de que esta institución fundamental vea justamente tutelados sus derechos y recobre su lugar central en la cultura y en la sociedad”. En esta línea, puso sus esperanzas en que “los esfuerzos coordinados de su red redunden en una investigación científica y de calidad sobre la familia, que suministre los insumos necesarios desde la antropología cristiana para construir la civilización del amor, de la vida y de la familia”.

Basándose, entonces, en un estudio de REDIFAM sobre familia y desarrollo, el vicepresidente del Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia (Roma), Reverendo Padre José Granados, dictó la primera conferencia plenaria del Congreso, mostrando cómo la familia es la verdadera fuente de desarrollo en el bien común. Para ello presentó una visión general del desarrollo y del progreso en nuestra modernidad, que nos ha llevado a un cierto estancamiento. Luego unió la idea de desarrollo a la idea de paternidad, porque la experiencia de engendrar es clave para poder comprender todo desarrollo. Entonces explicó también cómo debe situarse esa paternidad, entendiendo que la relación hombre-mujer es la que se convierte en fuente de riqueza social. Y, finalmente, comentó algunas áreas del desarrollo de nuestra sociedad en las que las familias juegan un papel crucial.

 

Mapa Mundial de la Familia y Políticas públicas exitosas

A continuación se iniciaron los paneles paralelos, en los que 26 investigadores de diversas universidades de Chile y Latinoamérica plantearon temas de familia relacionados a bioética, vida, trabajo, vida conyugal, educación, derecho y desarrollo y políticas públicas. En este último expuso la Directora del Instituto de Ciencias de la Familia UANDES, Claudia Tarud, para dar a conocer el análisis del proyecto de investigación internacional Mapa Mundial de la Familia 2013 sobre el impacto que tienen los cambios en familia para la niñez. Con la colaboración del ICF en Chile, este proyecto estudia el estado de la vida familiar a nivel mundial, para aprender cómo las tendencias familiares afectan a los niños, especialmente en las áreas de estructura familiar, cultura familiar, procesos familiares y bienestar económico de la familia. El informe 2013 incluye también un ensayo sobre los efectos de tener uno, dos o ningún padre respecto de la educación de los niños.

Sobre el Mapa Mundial de la Familia 2013, Claudia Tarud destacó que el matrimonio ha dejado de ser la única opción en que dos adultos pueden vivir juntos, lo que en Chile significa que el 70% de los hijos nace fuera del matrimonio, cifra que va en aumento. Sin embargo, el 69% de los niños vive con ambos padres. Asimismo, el 74% dice aprobar que una mujer decida ser madre soltera, sin embargo, el 76% considera que un niño necesita padre y madre para nacer feliz, lo que demuestra una “ambivalencia cultural”. “En América Latina tenemos el beneficio de la familia extendida, que en Chile llega casi al 50%, pero esta alegría del presente es la preocupación del futuro, debido al bajo índice de natalidad”, comentó Claudia Tarud. “Hoy en Chile vivimos el dividendo demográfico, que destaca por una gran masa productiva con pocos hijos que mantener”, explicó, “pero en 25 años más aparecerá el problema de que un hijo debe mantener a dos padres y a cuatro abuelos”. Por lo mismo, la Directora del ICF plantea la pregunta ¿puede la sociedad civil o el Estado llenar el vacío creado por la retirada de la familia y del matrimonio?

El Director del Magíster en Gestión Educacional de Calidad UANDES, Alfredo Gorrochotegui, cerró el congreso con la conferencia plenaria "Forjando líderes positivos desde la familia y la educación" (PDF).

La Directora del Centro UC de La Familia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Carmen Domínguez, expuso en el mismo panel respecto a “Políticas públicas exitosas de fortalecimiento de la familia”. Su ponencia se refirió a un análisis de las políticas públicas exitosas en distintos países, en relación a la protección y al fortalecimiento del matrimonio, comparando con la aplicabilidad de este análisis a Chile. Después de mostrar diversas cifras, Carmen Domínguez concluyó que estas políticas públicas tienen resultados variables porque la familia es muy compleja, por lo que gran parte de los resultados dependen del compromiso ético familiar. “La familia en Chile no está en crisis, la red familiar sigue siendo sólida y por eso el Estado no interviene mucho”, comentó. Además, destacó que en Chile no existe evidencia dura respecto a las familias, por lo que “muchas de nuestras políticas son copiadas de fuera y, por lo tanto, no funcionan”. Como ejemplo comentó que no se entiende por qué se discute un acuerdo de vida en común si es que no conocemos la razón por la cual hay parejas que deciden convivir.