IurisPrudentia de agosto: "La objetivación del fraude de acreedores y el enriquecimiento injustificado"

Jueves 24 de agosto de 2017

En la última sesión de IurisPrudentia, la Doctora en Derecho de la Universidad Autónoma, Carmen Jerez, analizó este tema y el enriquecimiento injustificado en materia civil, ofreciendo una propuesta de objetivación de la responsabilidad del deudor, con el objetivo de medir la persuasión de sus argumentos, en atención a los aportes del profesor Meza Barros en la doctrina nacional.


El esfuerzo de la profesora se centra en mirar con mayor detención los presupuestos de la acción paulina contemplada en la disposición del art. 2468 del Código Civil, en el caso de actos jurídicamente fraudulentos.
Tras detallar la problemática del fraude de acreedores, en atención a diferentes fórmulas contractuales, la académica abordó en su presentación la diferenciación ya enunciada, mostrándose empática en considerar una objetivización de la responsabilidad en casos en los cuales se pretendan evadir las obligaciones contractuales con el acreedor.

En su presentación se reparó críticamente, en atención al debate de la cuestión, acerca de la prueba de la mala fe por parte del deudor en casos de acción pauliana. En esta línea, se reflexionó acerca de la prueba de la mala fe contemplada en el numeral primero del art. 2468 del Código Civil. La profesora se refirió acerca de la dificultad probatoria de la mala fe en estas situaciones, y que esto mismo entorpece en exceso dicha posibilidad. Según Jerez, el peligro de la problemática radica en este punto. Por ello, existen buenas razones para precisar los límites entre el régimen contractual o extracontractual en la materia.

 

Por último, también con la intervención de los participantes, la problemática se centró en la prueba de la mala fe del deudor que, en la disposición del art. 2468, solo requiere conocer el mal estado de los negocios. Última formulación que aparentemente disminuye la dificultad probatoria de la mala fe, lo que permitiría prescindir, aparentemente, de la objetivación del fraude en los casos que contempla el legislador en el N° 1 del art. 2468.