Los desafíos de la educación fueron el eje del acto de toma de posesión del nuevo Rector de la Universidad de los Andes
Martes 21 de enero de 2013




Con un Aula Magna de Biblioteca desbordante de asistentes y con transmisión simultánea en los auditorios laterales, se llevó a cabo la ceremonia de toma de posesión de la nueva autoridad de la Universidad de los Andes, a las 12:30 horas del martes 21 de enero de 2014. Rectores de otras universidades, autoridades académicas, representantes estudiantiles, familiares y toda la comunidad universitaria aplaudieron de pie al rector saliente, Orlando Poblete Iturrate, y a quien asume como cuarto Rector de esta casa de estudios, José Antonio Guzmán Cruzat.

Después de dos quinquenios como representante de la Rectoría, el abogado Orlando Poblete vuelve plenamente a la academia, específicamente a la Facultad de Derecho, de la que fuera decano anteriormente. Ahora, para el período 2014-2019 asume el Dr. José Antonio Guzmán, quien ha realizado una fructífera carrera académica en la UANDES desde 1991, que incluye cargos como Secretario Académico de la Facultad de Derecho, miembro del Consejo Superior y Consejero de su Comisión Permanente y Vicerrector Académico de la Universidad.

Ambas autoridades destacaron el trabajo que todos los miembros de la Universidad han realizado durante los últimos 25 años para transformar a la UANDES en una reconocida casa de estudios y, al mismo tiempo, presentaron los desafíos que la institución enfrenta para seguir avanzando hacia el futuro. Para confirmar este acto de toma de posesión del nuevo Rector, Orlando Poblete le entregó la medalla rectoral a José Antonio Guzmán y ambos firmaron el acta, con la validación de la Secretaria General, Carmen Luz Valenzuela. Finalmente, todos los presentes se reunieron en el patio del edificio del Reloj para compartir un vino de honor.



El legado y el futuro

Los discursos

Orlando Poblete Iturrate
José Antonio Guzmán Cruzat
En su último discurso como Rector de la Universidad de los Andes, Orlando Poblete destacó que “ha sido un inmenso honor dirigir la Universidad estos diez años”. En sus primeras palabras, agradeció la confianza de la Junta Directiva y el respaldo de “decanos y directores, de los consejos, de administrativos y auxiliares”, pues gracias a su dedicación, en sólo 25 años la Universidad de los Andes ha adquirido “una posición privilegiada y un sólido reconocimiento público”.

El profesor Poblete también puso de manifiesto que los esfuerzos de todos han estado puestos en “procurar las mejores condiciones para el cultivo de la ciencia, el desarrollo de la investigación, la mejor docencia y la formación completa de los jóvenes”. Asimismo, expresó su plena confianza en el nuevo Rector, por su calidad humana y académica, así como por su trayectoria en la UANDES.

“La Universidad de los Andes ha buscado estos años templar el ánimo de los jóvenes para que acometan con vigor la tarea de revitalizar una sociedad más libre, más creativa, más inclusiva y solidaria, es decir, más cristiana”, señaló el profesor, destacando así que el centro del quehacer universitario son los alumnos. Y, precisamente, para fomentar su formación, Orlando Poblete manifestó la necesidad de que las universidades cuenten con “un marco jurídico claro y estable”. “Nos debemos a la libertad de enseñanza y a la libre iniciativa privada y requerimos del Estado un trato justo, que mire a nuestros alumnos como a todos los universitarios chilenos, que disponga fondos adjudicados por concurso para alentar la investigación y los doctorados, y favorezca los bienes públicos que generamos”, señaló.



En esta línea, quien durante diez años participara de la discusión pública sobre educación, manifestó su intención de que “las reformas que vienen valoren la exitosa experiencia nacional de integración de lo público y lo privado” y que la reforma de la institucionalidad universitaria de 1981 pueda ser revisada y corregida para afinar el sistema.

En su primer discurso, y luego de asumir como cuarto Rector de la Universidad de los Andes, sucediendo a Raúl Bertelsen, Óscar Cristi y Orlando Poblete, el profesor José Antonio Guzmán se mostró honrado por el encargo realizado por la Junta Directiva y, para “romper el hielo”, comenzó y finalizó su discurso con anécdotas personales, que acercaron a la audiencia a la nueva autoridad.

El abogado por la Pontificia Universidad Católica de Chile, PADE del ESE Business School, Máster en Educación por la Universidad de Harvard y Doctor en Educación por la Universidad de Pennsylvania, dedicó sus primeras palabras a agradecer la labor realizada por su predecesor. Como ejemplo de ella, destacó la consecución de la primera acreditación institucional de la Universidad de los Andes, el gran desarrollo que ha experimentado la investigación y la productividad científica de los académicos y, en tercer lugar, la impresionante mejora en infraestructura. Mención aparte mereció la Clínica, a la que comparó con un árbol cuya sombra cobijará a estudiantes y pacientes en el futuro.



A continuación, la autoridad 2014-2019 puso de manifiesto los desafíos que enfrenta esta casa de estudios, siendo el principal la calidad de la docencia “porque nos debemos a nuestros alumnos; ellos son la primera razón de nuestra existencia y nuestro fruto más importante”. De hecho, recordó la existencia del fondo patrimonial creado hace ya muchos años para becar a estudiantes meritorios y señaló la necesidad de seguir avanzando en esta dirección, “que enriquece a la universidad”. Asimismo, planteó la necesidad de aumentar la relación de la UANDES con universidades de otros países, pues la experiencia internacional se ha transformado en una necesidad para alumnos y profesores.

Junto con la relevancia de la docencia, el profesor Guzmán hizo hincapié en la necesidad de contar con investigación de primer nivel, porque sin ella tampoco hay universidad. “Aunque el acceso a fondos públicos por parte de esta Universidad se ha incrementado significativamente, crear equipos de investigadores competitivos toma tiempo y cuesta dinero… Lamentablemente no se puede hacer todo lo que se quisiera y, en esta materia, la calidad es más importante que la cantidad. Muchas veces menos es más”, comentó el nuevo Rector. “La Clínica es quizá el más visible de nuestros desafíos”, prosiguió, “con ella, la Universidad duplicará su presupuesto, su personal y sus metros cuadrados construidos”. “En pocos años más será, si Dios quiere, un pilar de esta universidad al servicio de miles de pacientes y de nuestras facultades del área de la salud”, comentó.



Finalmente, el nuevo Rector destacó que los avances y desafíos sólo se hacen posibles cuando se mantiene intacta la identidad y se pone en práctica la misión, que, en el caso de la Universidad de los Andes, se refleja en tres ejes centrales. “El primero tiene que ver con nuestra aproximación al conocimiento, que es el objeto central de todo quehacer universitario”, destacó respecto del interés UANDES por todos los ámbitos del saber -las ciencias, las humanidades y las artes-. El segundo eje se refiere a la formación integral del alumno. En este sentido, el nuevo Rector quiso mencionar que “en nuestra Universidad caben personas de todas las religiones. Nunca existirá ni la más mínima coacción en este sentido porque el amor a la libertad es un elemento esencial de nuestra identidad”. El tercer eje corresponde al deseo de “trabajar bien y de servir a los demás con ese trabajo”, en el sentido de mantener siempre un espíritu de servicio y amabilidad, a pesar de las decisiones difíciles.

Durante su discurso, el nuevo rector agradeció el servicio de Jaime Arancibia y María Angélica Mir, Vicerrector Académico y Vicerrectora de Relaciones Universitarias, respectivamente, quienes también dejan sus cargos en esta fecha.