Médicos extranjeros participaron en encuentro sobre espiritualidad en la práctica clínica diaria

Lunes 8 de mayo de 2017

Dr. Mario Marchant; Pbro. Wenceslao Vial; Dra. Christina Puchalski; Rev. Wayne Menkng; Dr. Gustavo Mönckeberg; y Dr. Francisco Bustamante.

 

El jueves 20 de abril se realizó en la UANDES la mesa redonda “Incorporando la espiritualidad en la práctica clínica diaria” en la que participó el Pbro. Wenceslao Vial, sacerdote y médico, PhD en Filosofía y académico de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz en Roma, y la Dra. Christina Puchalski, fundadora y directora del Instituto George Washington de Espiritualidad y Salud (GWish) y profesora de Medicina de la Universidad George Washington en Washington.


En la oportunidad ambos expositores se refirieron a la espiritualidad dentro del contexto de una visión global de la persona.


Wenceslao Vial se refirió a la triple dimensión de la persona: la corpórea, la psíquica y la espiritual, destacando que no es posible estudiar a fondo el ser humano sin tener presentes éstas, así nos enfrentamos a la persona espiritual y corpórea, única e irrepetible que vive en un mundo material y aspira a una realidad trascendente. Atendiendo a esta visión holística, analizó el proceso de madurez de la persona a través de su ciclo vital, sus características y la necesidad de prestarle la mayor atención a este crecimiento.


En su presentación hizo mención a Viktor Frankl y al Dr. Takasi Nagai, médico sobreviviente de la bomba atómica, radiólogo, convertido al cristianismo. De ellos destacó la importancia de la dimensión espiritual tanto en sus estudios como en su propia vida.


La comunicación como un factor de la mayor importancia en el quehacer cotidiano y su trascendencia en el quehacer clínico fue, entre otros temas, centro de atención de su presentación.


Por su parte, la Dra. Puchalski se refirió a la espiritualidad como un aspecto dinámico e intrínseco de la humanidad a través del cual las personas buscan el significado, el propósito y la trascendencia últimos y experimentan relación con el yo, la familia, los demás, la comunidad, la sociedad, la naturaleza y lo significativo o sagrado, expresada a través de creencias, valores, tradiciones y prácticas.


El Dr. Mario Marchant, académico de la Facultad de Medicina UANDES explicó que “la consideración de la espiritualidad en la práctica clínica de todas las especialidades, en especial en el campo de la medicina paliativa, ha tomado gran relevancia en el campo de la investigación lo que se demuestra en el explosivo aumento de publicaciones sobre la relación y sus positivos efectos. Atendiendo a esta evidencia y su experiencia, la Dra. Puchalski llamó a fomentar la integración total de un enfoque más compasivo y holístico de la asistencia sanitaria, entendiendo que el cuidado espiritual es la base del cuidado compasivo”.

La incorporación de la espiritualidad en la formación de profesionales del área de la salud es un hecho en los Estados Unidos y se encuentra respaldada por la Asociación Americana de Escuelas de Medicina (AAMC).

 

"Entre sus objetivos se busca incorporar la conciencia de la espiritualidad en el cuidado de los pacientes en diversos contextos clínicos; el reconocimiento de la propia espiritualidad y su efecto en la forma de relacionarse con los pacientes; ser conscientes de la necesidad de responder no sólo a las necesidades físicas, sino también a las necesidades emocionales, socioculturales y espirituales”, agregó el Dr. Marchant, quien está a cargo de la asignatura Atención al Enfermo I.


En este contexto, la Dra. Puchalski compartió el modelo de atención puesto en práctica el que concreta la teoría expresada en una forma interdisciplinaria, continua, comunicada tanto entre los miembros del equipo de salud como entre éste y el enfermo. Destacó la incorporación del “Chaplain” como un miembro más del equipo quien, luego de su formación y certificación, aporta su experticia en el área específica de la espiritualidad empleando, entre otros, el instrumento “FICA” para poner en evidencia las necesidades espirituales del enfermo y plantear la intervención del cuidado espiritual requerido.


Finalmente, el Dr. Marchant señaló que “las contundentes exposiciones pusieron de manifiesto que hoy no es posible dejar de atender a las necesidades espirituales cuando se trata de asistir a un enfermo, y se hace un fuerte llamado a la incorporación e incremento de los conceptos de espiritualidad en todos los niveles curriculares de la formación de todos los profesionales de la atención de salud”.

 

Lo anterior está en línea con lo señalado por el director de la Escuela de Medicina UANDES, Dr. Gustavo Mönckeberg, quien indicó que “los médicos UANDES destacan por su espíritu de servicio, trabajo en equipo y por su comprensión integral del ser humano, dedicados a mejorar la calidad de vida de sus pacientes”.