Pelusa Orellana presenta en la conferencia anual de la Literacy Research Association

Jueves 7 de diciembre de 2017

Pelusa Orellana, vicedecana de investigación de la Facultad de Educación, junto a Nell Duke, destacada investigadora de la Universidad de Michigan (Estados Unidos).

“No importa cuán coloridos seamos, como grupos o como individuos físicamente separados, estamos insertos en sistemas de signos y discursos”, fue parte de la convocatoria de la 67th Annual Conference de la Literacy Research Association (LRA), en la cual presentó Pelusa Orellana, vicedecana de investigación de la Facultad de Educación.

Se trata de uno de los encuentros más importantes sobre alfabetización a nivel mundial, el cual se desarrolló en Tampa (Florida, Estados Unidos).

Como miembro de esta importante asociación internacional, la vicedecana expuso la ponencia Development and Validation of EVOC: A Spanish Vocabulary Assessment for Beginning Readers, donde presentó una nueva prueba de vocabulario receptivo desarrollada junto a Francisca Valenzuela, vicedecana académica de la Facultad, las investigadoras Kattia Muñoz y Melody Kung, y Jeff Elmore, de MetaMetrics.

En su intervención explicó los procedimientos realizados para armar la prueba, su pilotaje y los resultados. “Es una prueba única en Chile por varios motivos”, destaca la académica.

El primero es que se basa en un corpus lingüístico creado en base a casi todos los libros y textos escolares que un niño chileno lee entre pre kínder y octavo básico, por lo tanto, se basa en las palabras que aparecen en dichos textos.

Además, es 100% digital y automatizada. La prueba se toma en computador, dentro de la plataforma del Dialect. Por último, es la primera prueba de vocabulario con distractores automatizados, lo que es muy novedoso.

“Esto tiene la ventaja de que se mantiene el mismo nivel de dificultad de la prueba, pero los distractores son randomizados, lo que implica que la prueba es la misma en términos de dificultad, pero cada alumno visualiza en la pantalla tres alternativas distintas, lo que impide la copia”, explica Pelusa Orellana.