Por sexto año consecutivo, la UANDES realizó sus trabajos de verano en la comuna de Alto Bío-Bío

Miércoles 26 de diciembre de 2018

Gabriel Andrade, estudiante de sexto año de Odontología, recibe a una paciente en la Posta Rural de Ralco Lepoy.

Con el objetivo de formarse como profesionales íntegros y de aportar desde sus distintas disciplinas a las comunidades pehuenches de la comuna de Alto Bío-Bío, 25 profesores, 67 alumnos y 2 capellanes de siete carreras de la UANDES, participaron durante cinco días en los trabajos TRIP (Tres ramas integrales de la persona), organizados por Vida Universitaria con el apoyo de Capellanía.

En esta ocasión, realizaron un operativo de salud interdisciplinar, con atenciones de Odontología, Medicina, Kinesiología, Terapia Ocupacional y Enfermería, en las comunidades de Ralco, Ralco Lepoy y alrededores. Además, capacitaron a profesores de lenguaje y matemáticas, dirigieron un programa radial, realizaron talleres para niños, cuenta cuentos y un show de títeres. También trabajaron en la reparación de una casa, entregaron los regalos de navidad recolectados en nuestra campaña solidaria desarrollada durante diciembre, e hicieron una donación de ropa nueva para niños.

El estudiante de Medicina, Juan Hepp, atiende en la Posta Rural de Ralco Lepoy.

“Estamos muy agradecidos con la Universidad de los Andes, realmente es muy necesario y gratificante recibir su ayuda todos los años. Siempre hay mucho trabajo que hacer, así que ojalá se pudiera replicar en más oportunidades”, comenta Claudio Muñoz, técnico en enfermería de la Posta de Ralco Lepoy. Para explicar el entorno local, relata que “nuestra posta se encuentra inserta en un medio intercultural, aquí atendemos a miembros de comunidades pehuenches, que tienen sus loncos y sus autoridades ancestrales, y una forma particular de ver la vida”.

El desafío de alumnos y profesores fue poner en práctica los conocimientos de sus distintas disciplinas, haciéndose cargo de la realidad local y contando con los medios disponibles. Cristián Bravo, decano de Odontología, destaca que estos trabajos “son una excelente oportunidad para que los alumnos puedan poner en práctica todo lo que están aprendiendo, les permite contextualizar los conocimientos adquiridos. Por otro lado, recibimos mucho de la comunidad, disfrutamos de este entorno maravilloso y los estudiantes pueden desarrollarse de forma íntegra, creciendo no solo en lo profesional y humano, sino también en lo espiritual”.


Alumnos de Odontología con sus pacientes a la salida de la Posta Rural de Ralco Lepoy.
José Pablo Arnes, presidente del Centro de Alumnos de Medicina, resalta que “participar de los TRIP es una experiencia que vale la pena vivir, nos permite alimentar nuestra vocación, aprender de los médicos de primera mano y realmente servir a los demás”. Junto al director de la Escuela de Medicina, Gustavo Mönckeberg, y los profesores Diego Amenábar y César Bustos, trataron enfermedades crónicas típicas de Chile, otras más propias de las zonas rurales y realizaron una labor de prevención médica.

La estudiante de Terapia Ocupacional, Magdalena Figueroa, y la profesora Ximena Ulloa atienden a un niño en el Cesfam de Ralco.

“Este es el quinto año en que venimos a esta comuna y estamos muy contentas porque por primera vez este Cesfam cuenta con una terapeuta ocupacional. Hemos podido apoyar en la conformación de este nuevo servicio, además de trabajar en la atención de niños y en los programas del adulto mayor y de personas postradas”, comenta Ximena Ulloa, profesora de Terapia Ocupacional, quien, junto a Antonia Echeverría y 6 alumnas, atendieron en Ralco y participaron de las rondas médicas por la zona. “Sin duda esta instancia es muy importante en la formación de nuestras alumnas, porque les permite desarrollar habilidades de trabajo en equipo y para muchas es su primera experiencia de trabajo profesional. Al desenvolverse en este entorno, más rural, aprenden a adaptarse a todas las circunstancias”, agrega.

 


Las alumnas de Enfermería, Florencia Barañao e Ignacia Argandoña, junto a la profesora Ximena Farfán, y una paciente del Cesfam de Ralco.

Florencia Barañao, alumna de Enfermería y presidenta de la FEUANDES, destaca que esta experiencia le “permitió crecer en el buen trato a los pacientes, a ponernos en su lugar, hacernos cargo de su cultura, de su forma de ver y vivir la vida”. También resalta que “en las rondas médicas pude ver cómo cada carrera del área de la salud aporta desde su foco y aprendimos a trabajar en equipo”. Como conclusión, señala que gracias a “los TRIP pudimos poner al servicio de los demás los conocimientos que nos entrega la UANDES y formarnos como agentes de cambio social. Ojalá que para la próxima versión puedan venir de más carreras, hay mucho que hacer, y entregando nuestros conocimientos ayudamos realmente a la gente, nos permite salir de nuestra zona de confort y ponernos al servicio de los demás”.

TRIP 2018