Rector José Antonio Guzmán participa en la II Conferencia de Rectores de Universidades de Latinoamérica en Israel

Viernes 6 de abril de 2018

La iniciativa, organizada por la Universidad Hebrea de Jerusalén y por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel, tiene por objetivo fortalecer la creciente y, cada vez más importante, cooperación académica.

 

Al encuentro asistieron también representantes de otros países de la región como Argentina, Paraguay, Brasil, Perú, Ecuador, Colombia, México, Panamá y República Dominicana.

Enfocados en la Innovación
El Rector destacó la realidad universitaria de Israel, por su desarrollo e investigación, ampliamente reflejados en los rankings. “Llama la atención la capacidad de innovación y emprendimiento. Este es un país que, hace ya algunos años, descubrió que su principal recurso es el conocimiento. Es una sociedad con un motor muy fuerte por la innovación”, dice José Antonio Guzmán; quien además menciona que esto ha sido posible por su capacidad científica y la gran voluntad para “embarcarse en cosas que pueden resultar”.


Fruto de los proyectos de innovación que la Universidad Hebrea ha vendido o licenciado en distintos ámbitos del saber, ha logrado la obtención de nuevos recursos económicos. No es al azar que la comunidad científica esté muy atenta a que sus trabajos de investigación desemboquen en tecnología que beneficien, rápidamente, a la sociedad en distintos aspectos: agronomía, ciencias de la computación, apoyo a la industria militar, entre otras. “Es una Universidad muy enfocada a la innovación y desarrollo, y esta es una experiencia muy relevante para nuestra institución y, por supuesto, para otras universidades latinoamericanas”, agrega el Rector.

 

“Es muy valiosa la apertura y las ganas de trabajar con países latinoamericanos y así avanzar hacia puntos de encuentro y áreas de trabajo en conjunto, además de explorar las posibilidades de intercambio académico y de alumnos, de investigación, entre tantas otras.”, señaló la máxima autoridad de la UANDES, quien además destaca que, “el esfuerzo puesto en organizar este evento demuestra el fuerte interés y la importancia que se le da a estrechar lazos con universidades latinoamericanas. Hay que hacer el seguimiento correspondiente, para que no se pierdan los lazos con esta universidad israelí y, por supuesto, con las otras instituciones participantes”.


Según cifras publicadas por el Banco Mundial, a 2015 el gasto de Israel en investigación y desarrollo fue de 4,27% muy superior al 0,38%. invertido por nuestro país. Cifra que, además, está muy por debajo de los países OCDE.


En su visita a Israel, los asistentes, tuvieron la oportunidad de reunirse con su autoridad de Innovación, organismo público cuya función es fomentar el I+D, pero no solo en el ámbito universitario, sino que también con emprendedores. Es un organismo muy similar a CORFO, pero más enfocado en el I+D.

 

La potente inversión en estos ítems, de la cual parte importante proviene de privados, “habla de una comunidad de negocios y científica muy emprendedora que está dispuesta a poner recursos para que esto salga adelante: lección muy importante para Chile y para las empresas chilenas que tienen que invertir muchos más recursos todavía en I+D”, asegura el Rector. “Es un asunto de cultura de la cual creo hay mucho que aprender si queremos pasar a niveles de productividad mayores en nuestro país”, reflexiona.

 

¿Cómo ve a la UANDES tras conocer la realidad de otras universidades de la región?
Me sorprende el gran conocimiento de nuestra Universidad por parte de muchos rectores, eso habla del grado de madurez de nuestro proyecto y la importancia de aprovechar el prestigio que la Universidad ha alcanzado para expandir sus relaciones internacionales.


Es también importante continuar impulsando el I+D. En los últimos 6 a 7 años se ha realizado un buen trabajo, bajo el alero de la Dirección de Innovación. Pero, aun así, hay mucho por hacer y espero que todas las facultades avancen en este sentido. La Universidad tiene la obligación con el país de crear una cultura de innovación.

 

Por una parte, está lo que nuestros profesores pueden hacer en su trabajo académico y por otra, el fomentar la mentalidad y la capacidad de innovación por parte de los estudiantes. Es ahí donde yo pienso que todavía hay mucho trabajo por hacer, especialmente en este segundo aspecto. Creo que vamos por un buen camino, y que estamos en los comienzos de lo que podría llegar a ser.