POS 2018: el impacto de la inteligencia artificial en la fuerza laboral

Viernes 7 de diciembre de 2018

"Inteligencia artificial y gestión de personas: una alianza revolucionaria” fue el tema que se abordó en el primer People & Organization Summit, POS 2018, organizado por la Facultad de Ingeniería Comercial UANDES.


“Inteligencia artificial y gestión de personas: una alianza revolucionaria” fue el tema que reunió a profesionales de los recursos humanos y de las áreas de gestión de personas del país, en el primer People & Organization Summit, POS 2018, seminario internacional organizado por la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de los Andes.

El evento contó con la participación de dos destacados académicos: Kathryn Shaw, doctora en Economía por la Universidad de Harvard y profesora en la Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford, y Florian Englmaier, doctor en Economía por la Universidad de Munich (LMU), donde trabaja como profesor titular de Economía Organizacional y director de la Graduate School of Economics de Munich. También expusieron, Rosario Macera, doctora en Economía por la University of California at Berkeley y profesora de la Facultad de Ingeniería Comercial UANDES y organizadora de este encuentro, y Sebastián Foldvary, CLO de América Latina de IBM.

Según Kathryn Shaw, el progreso de la inteligencia artificial ha desarrollado herramientas que en algunos aspectos funcionan mejor que el ser humano, no obstante, existen tareas en las cuales las personas son muy eficientes y no pueden ser reemplazadas. “Las máquinas no eliminan la necesidad de jefes y gerentes, ya que las personas necesitan ser gestionadas, escuchadas y recibir una disposición empática del otro. El hombre y la máquina son complementarios. La fuerza laboral va a cambiar, entonces hay que buscar en qué somos mejores y en qué nos podemos beneficiar de la IA”, afirmó.

Los expositores del POS 2018, Florian Englmaier, de la Universidad de Munich (LMU); Rosario Macera, profesora de la Facultad de Ingeniería Comercial UANDES; Kathryn Shaw, de la Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford; Karin Jürgensen, decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales UANDES; y Sebastián Foldvary, CLO de América Latina de IBM.

Uno de los principales problemas que reconoce la académica de trabajar con inteligencia artificial en gestión de personas es que, para lograr predicciones eficientes, se debe “alimentar” a la tecnología con información de la compañía que muchas veces no está en sintonía con la realidad actual, sus nuevas proyecciones y visión futura. “La IA trabaja con datos del pasado, por esto, si la compañía está cambiando, la predicción será errónea. Por ejemplo, si se busca emplear a un millennial usando datos de empleados antiguos y mayores (que tienen otra cultura y perfil), la recomendación será equivocada. La IA no funciona bien en entornos cambiantes y depende mucho de cómo sea la cultura organizacional de la entidad”, explicó.

En esto también coincide Florian Englmaier, quien asegura que la tecnología puede ser una gran ayuda para encontrar a las personas adecuadas, sin embargo, la vida de una organización es su interacción y cooperación. “La IA es una gran promesa, y a la vez un gran desafío para quienes trabajan en recursos humanos. Exigirá, sin duda, mejorar ciertas habilidades de los trabajadores y repensar los temas de capacitación. Pero, en resumen, es más una oportunidad que un riesgo”, dijo.

Otro desafío por considerar al incorporar la IA a una empresa, es la resistencia que puede encontrar entre sus empleados, por ejemplo, si se la utiliza para monitorear el desempeño y eficiencia de los empleados, o seleccionar candidatos. Agregó también que “su uso depende de la cultura y no todas las herramientas que existen funcionan bien para todos. Es importante comunicar qué se va a hacer con IA, para qué sirve, y que los trabajadores visualicen el destino final y la ventaja para ellos”.

El evento reunió a profesionales de los recursos humanos y de las áreas de gestión de personas del país, entregó herramientas y planteó algunos de los principales problemas y desafíos de la implementación de la Inteligencia artificial en esta área.

Bajo la mirada de Sebastián Foldvary, de IBM, el desafío es reinventar la fuerza de trabajo, proceso iniciado ya en las principales economías del mundo, quienes entendieron que “la reinversión debe ser total pues la inteligencia artificial es una inteligencia aumentada”.

Lo cierto es que la inversión en inteligencia artificial no es menor y, por ello, Rosario Macera entregó algunas claves para tener en cuenta antes de decidir si dar o no este paso. “Hay que hacerse varias preguntas: ¿cómo la IA me soluciona un determinado problema?, ¿en qué plazo?, ¿cómo la herramienta que estoy mirando se adapta a mi compañía? y ¿qué capacidad de adaptación tiene respecto a mi realidad organizacional?”, señaló.