UANDES titula a una nueva generación de médicos especialistas

Miércoles 24 de agosto de 2016

 

 

Una nueva generación de médicos recibió su título profesional de médico especialista el martes 16 de agosto. Durante la ceremonia realizada en el Aula Magna de Biblioteca, se tituló la primera generación de especialistas en Medicina de Urgencia y Cirugía Cardiovascular.

 

También recibieron su título los profesionales de Cardiología, Obstetricia y Ginecología, Medicina Interna, Anestesiología, Urología, Oftalmología, Ortopedia y Traumatología, Neurología, Cirugía General, Cirugía Oncológica, Pediatría, Psiquiatría, Radiología, Cirugía de Tórax y Cirugía Cardiovascular.


En representación de sus compañeros, el Dr. Felipe Olivares, especialista en Medicina Interna, agradeció a los profesores por toda la enseñanza recibida. “Ellos saben que en cada turno, seminario, reto, examen o visita fueron moldeando en parte lo que somos ahora. De a poco fuimos entiendo la idea que nos querían transmitir. Es que quizás todos los graduados hoy compartimos algo en común, y es que hemos entendido que detrás de una enfermedad, procedimiento o cirugía hay una persona que sufre y que demanda todo nuestro esfuerzo, rigurosidad y dedicación”.


El médico quien también realizó el pregrado en la UANDES agregó que “estamos en una sociedad moderna, que vive encandilada por la necesidad de consumir bienes y productos de manera innecesaria (…). Es por eso que no me extraña ver un sistema público que agoniza y que entre sus fisuras abrió paso a la comercialización de la medicina. Estamos en esa época donde se habla de “clientes” y no de “pacientes”, en donde se habla “de libertad de elección”, mientras el derecho a la vida pasa a ser algo secundario, algo prescindible y relativo. Me preocupa ver que un mismo paciente que ingresa a una unidad crítica en una clínica, es enviado a su casa desde una urgencia de un hospital público “porque no hay nada más ofrecerle”. Me preocupa. Se habla de carencia de especialistas, yo veo más urgente carencia de buenos samaritanos, de aquellos que no siguen de largo, sino más bien son capaces de detener su motocicleta y pensar por un momento. Porque para brindar ayuda hay que detenerse y mirar hacia el alrededor. Porque antes de médicos somos seres humanos que hoy se van con las manos llenas. De nosotros dependerá de qué manera las vaciamos”.


Leer discurso completo aquí.