Jueves 19 de Noviembre de 2020

Camerata UANDES: 20 años de una orquesta versátil e interactiva

La Orquesta de la Universidad de los Andes, integrada por 12 músicos de cuerda y dirigida por el maestro Eduardo Browne, cumple su 20° aniversario.

CamerataEduca, conciertos comisionados, sinfónicos corales y de Navidad son algunos de los proyectos que la Camerata desarrolla y con los cuales acerca la música a su entorno.

Fue en 2001 cuando la Universidad de los Andes realizó el primer concierto de la Camerata en el campus. Desde ese entonces, han sido diversas las obras que se han interpretado para un público cada vez más creciente, en un ambiente universitario que se ha unido a la música en distintos formatos durante su trayectoria: además de la orquesta, el coro de alumnos, musical anual, minor en apreciación musical y cursos de música.

La Camerata, dirigida por el maestro Eduardo Browne, tiene una base de 12 músicos de cuerda. Cuando lo requiere, esta crece para ampliarse y recibir intérpretes de viento y percusión. “Tiene una enorme flexibilidad y movilidad”, comenta su director sobre esta orquesta que ha interpretado diversas obras de variados compositores, con el objetivo de entregar permanentemente conocimiento nuevo a su público.

“Han sido muchos los compositores, épocas y estilos explorados bajo una dinámica original e interactiva, la cual ha permitido al público no solo disfrutar de interpretaciones de calidad, sino también conocer nuevos repertorios”, señala Marta Viviani, Directora de Extensión Cultural. A esto se suma Eduardo Browne, quien ha dirigido la orquesta desde sus inicios. “El empuje que tiene la Camerata es que está todo el tiempo recreándose, planteándose programación nueva, haciendo pensar a su público, haciendo reflexionar del proceso. La orquesta es un brazo de la educación en la Universidad”, asegura.

Eduardo Browne en un concierto en la UANDES 2017.

Browne, quien es Magíster de Johns Hopkins University y de The Juilliard School, ambas de Estados Unidos, fue director residente de Fort Worth Symphony Orchestra en Texas, Estados Unidos, entre 2001 y 2004, y ha sido director invitado en conciertos y óperas en Estados Unidos, Chile, Venezuela, Perú, Argentina, Filipinas y Malasia. Añade que uno de los más importantes aportes es el formato de los conciertos, en los que siempre está presente una obra que es conocida por el público y que lo provoca. “La Camerata se hace cargo de que este es un conjunto universitario, y las universidades están hechas para que la gente piense, y no se adormezca en un repertorio que generalmente es tocado y, en su gran mayoría, compuesto hace más de 200 años atrás”, señala. Es así como también han surgido conciertos explicativos para los alumnos, integrando la labor de la orquesta con los cursos de iniciación musical y del minor en música que se imparten en la Universidad.

Proyectos de la Camerata: flexibilidad y versatilidad

En esta búsqueda por la innovación, la Camerata ha desplegado una serie de proyectos dirigidos a distintos públicos de la comunidad universitaria y de distintas localidades de Chile. En 2010 nació el programa de comisiones, a través del cual se le encarga cada año a un compositor, que cree una pieza para que sea interpretada y estrenada por la Camerata UANDES, y que a la fecha ha estrenado 11 obras de distintos compositores que están residiendo en Chile. “Esta iniciativa contribuye al desarrollo del patrimonio musical nacional y potencia a nuestros artistas”, comenta Marta Viviani.

Los Conciertos de Navidad de 2018 congregaron a más de trece mil personas en parques y plazas de Las Condes.

A su vez, desde 2016 se han realizado conciertos de Navidad en distintas plazas de Las Condes, en conjunto con la Municipalidad de esa comuna y su Teatro Municipal; y los conciertos sinfónicos corales se han posicionado de manera significativa en un amplio público.  

Uno de los grandes éxitos ha sido el proyecto CamerataEduca, que desde 2011 busca atraer a las próximas generaciones hacia el arte y la música. Este programa es guiado por la compositora y fundadora del grupo Mazapán, Carmen Lavanchy, junto a la Camerata y su director, quienes introducen a los niños en el mundo de la música, a través de la experimentación con materiales y recursos sonoros que escuchan de la propia orquesta. “La idea es que los niños vivan una experiencia intelectual, emocional y sensorial”, explica Carmen Lavanchy.

CamerataEduca busca desde 2011 atraer a las próximas generaciones hacia el arte y la música.

“Ha sido uno de los más grandes aciertos que ha tenido nuestra agrupación”, añade Browne sobre este programa que cataloga como único. “Aquí el público no es un receptor, sino un generador de contenido. Se podría decir que hay una orquesta arriba del escenario, y hay un coro gigante en el público, que participa, responde y genera el contenido y muchas veces es la orquesta la que responde a él”. Browne explica que este concierto no se focaliza en tocar música infantil, sino obras “del calibre que sean” y encontrar la forma de comunicar su contenido a distintos niveles etarios. “Ahí está la belleza de este programa, completamente innovador y único en Chile y que ya lleva muchos años instalado en la Universidad”.

CamerataEduca se ha traslado más allá del campus, tocando en distintas comunas de Santiago y del país. “La música es una experiencia humana, es una forma de comunicación entre las personas, y en ese sentido, debemos mostrar cómo cobran vida las obras musicales y qué intenta contar el compositor. Es una tarea permanente que nos ayuda a acercar la música a los diferentes públicos”, agrega Marta Viviani.

Lo que viene

La crisis sanitaria no ha dejado a nadie indiferente, y la Camerata UANDES también ha debido adaptarse. Los contenidos digitales se impusieron, lo que significó adaptarse a ellos y a los canales de comunicación de cara a su audiencia. “Estos nuevos formatos nos permitirán seguir adelante con el proyecto musical de la Universidad con una propuesta innovadora que encante al público y con un lenguaje nuevo acorde a los tiempos”, comenta Marta Viviani, quien también asegura que tendrán que ser más creativos e innovadores para adaptar los formatos. “Es difícil pensar en que todo será como antes. Esperamos llegar de forma paulatina al espectáculo en vivo, es absolutamente necesario, pero tendrá que convivir con los contenidos digitales. Estos últimos también nos han permitido llegar a nuevas audiencias y a lugares que difícilmente podríamos acceder”.

“El empuje que tiene la Camerata es que está todo el tiempo recreándose, planteándose programación nueva, haciendo pensar a su público, haciendo reflexionar del proceso. La orquesta es un brazo de la educación en la Universidad”, señala Eduardo Browne.

Eduardo Browne agrega que existe una intención de tocar más repeticiones de los conciertos que se hacen y llegar a más personas y comunidades. “La misión que tiene una universidad no es solo la de escuchar, sino la de proponer, pensando que tiene una labor educativa que no se restringe solamente a sus alumnos, sino que también integra a toda la comunidad. La Universidad en su riqueza, tiene una enorme labor de compartir su conocimiento, para que todos la puedan mirar como un verdadero faro. Para mí, ser director de la Camerata desde su creación, ha significado un gran honor: el reconocimiento de la Universidad hacia la labor que nosotros desarrollamos”, concluye.