Martes 8 de Septiembre de 2020

Ministro de Educación: “Sería un error pretender que la formación presencial puede ser reemplazada por los mecanismos online”

El secretario de Estado dictó la conferencia “Educación y pandemia: liderar e innovar”, en el XXXI aniversario de la Universidad de los Andes.

“Una de las consecuencias más evidentes del COVID-19, en materia educacional, dice relación con que las brechas de aprendizaje que queremos combatir, lamentablemente se van a profundizar, que la deserción escolar va a aumentar y que las posibilidades de un desarrollo integral, que para algunas familias se da fundamentalmente en la escuela, va quedando cada vez más atrás”.

Con esta reflexión, el Ministro de Educación, Raúl Figueroa, invitó a la comunidad UANDES a analizar lo que ha dejado la pandemia, en el XXXI aniversario de la casa de estudios.

El secretario de Estado dictó la conferencia “Educación y pandemia: liderar e innovar”, instancia en la que repasó el sentido de urgencia que puso el coronavirus a las políticas públicas y las conveniencias que llegaron con él. “Lo que impone esta pandemia se podría sintetizar en una sola gran posibilidad, que es la capacidad de adecuarse con velocidad a escenarios totalmente distintos. Y ese es, por un lado, el problema que tenemos que enfrentar y es también la tremenda oportunidad que esta crisis nos muestra”. 

En su intervención también destacó la trasformación que tuvo la Educación Superior a distancia, y enfatizó que, por ningún motivo, debiera sustituir lo que es una educación tradicional.

“Sería un error pretender que la formación presencial puede ser reemplazada en su totalidad por los mecanismos online. Tenemos que saber cuáles son esos provechos, pero tenemos que también tener claro que el sello central de un proyecto educativo es mucho más que la mera oferta académica del curso. El alma de las instituciones está también reflejada en sus equipos, en sus interrelaciones personales, y eso tenemos que saber aprovecharlo y saber potenciarlo”, expresó.

Para el Ministro de Educación, el COVID-19 ha presentado para un conjunto de universidades una perspectiva única de mostrar con fuerza que son instituciones modernas, adecuadas a las características actuales, y que tienen enormes posibilidades para marcar el camino hacia el futuro.

Sin embargo, fue enfático en aclarar que, aunque estas opciones se logren percibir y aprovechar, deben estar encabezadas por personas idóneas que logren sacarlas adelante. “Es el liderazgo lo que va a permitir que las oportunidades que se presentan efectivamente se materialicen, y que las dificultades que debemos enfrentar sean superadas con éxito. Ese es el sello específico que hace falta en estos contextos de crisis y de dificultad”.

Invitó a la comunidad UANDES a tomar la decisión de guiar los cambios, de trasformar a quienes se benefician, “y de pasar a ser, como lo han hecho ya desde hace mucho tiempo, un aporte concreto al desarrollo de nuestro país”.

Reconocimiento a asesores universitarios

En el transcurso del encuentro, con la intención de rendir un sentido homenaje a quienes han sido distinguidos en esta ceremonia, el maestro Eduardo Browne, director de la Camerata UANDES, junto a su hijo Pablo Browne, chelista, interpretaron la pieza musical “El Cisne”, del compositor francés Camille Saint-Saëns (Camill San-sons), obra que pertenece a su famoso Carnaval de los animales.
En el transcurso del encuentro, con la intención de rendir un sentido homenaje a quienes han sido distinguidos en esta ceremonia, el maestro Eduardo Browne, director de la Camerata UANDES, junto a su hijo Pablo Browne, chelista, interpretaron la pieza musical “El Cisne”, del compositor francés Camille Saint-Saëns (Camill San-sons), obra que pertenece a su famoso Carnaval de los animales.

Durante la ceremonia, la secretaria general de la Universidad, Pilar Ureta Lyon, entregó la Medalla 20 Años Universidad de los Andes a aquellas personas que cumplieron dos décadas de servicio en trabajos docentes o administrativos en nuestra casa de estudios.

En este aniversario, fueron distinguidos Martita Viviani, directora de Extensión Cultural; Scarlette Utreras, asistente de Finanzas del Centro de Salud UANDES de San Bernardo, y tres miembros de la Facultad de Medicina, Ismael Correa, vicedecano académico, Felipe Valenzuela, vicedecano económico, y el profesor investigador Sebastián Illanes

Además, el vicerrector de Alumnos y Alumni, Francisco Javier Lavín, entregó un reconocimiento a los asesores universitarios mejor evaluados, y que en esta ocasión correspondió al profesor Sebastián Contreras, de la Facultad de Derecho; Daniela Haim, de Bachillerato, y María del Pilar Ureta Fernández, de la Escuela de Enfermería.

La esencia de la UANDES no puede cambiar

El Rector José Antonio Guzmán recordó, al término de la ceremonia, la incertidumbre vivida en los primeros meses del año y la preocupación que primaba en ese entonces. “Gracias a Dios y al esfuerzo de todos, hasta ahora hemos podido cumplir con nuestras obligaciones en forma muy razonable. Profesores y estudiantes trabajaron intensamente durante el primer semestre y ahora enfrentan el segundo con más tranquilidad”, indicó.

También señaló que, pese a que la Universidad no volverá a ser la misma en muchos sentidos, su esencia no puede cambiar en tres aspectos centrales, que son la identidad, el punto de encuentro y el compromiso con la sociedad.

“La identidad cristiana de nuestro proyecto es fundamental. Desde este punto de partida servimos a nuestro país. En una sociedad tan fragmentada como la nuestra, es también importante que la Universidad sea un punto de encuentro, en que todos se sientan bienvenidos para conversar y debatir. La identidad no excluye la cercanía y el espíritu de diálogo, sino que, por el contrario, la exige”, expresó.

En consecuencia, el Rector José Antonio Guzmán manifestó que el compromiso con la sociedad ha estado presente desde los comienzos y cada día es más eficaz.

“Nuestro aporte fundamental es la contribución de nuestros profesores al avance del conocimiento y la formación de los estudiantes, pero junto con ellas, se van desplegando otras iniciativas asistenciales, solidarias y culturales que amplían nuestro radio de influencia y entregan bienes preciosos a personas de todas las condiciones”, resumió.

También aprovechó la instancia para brindar un especial homenaje a los académicos, a través de la proyección de un video, para agradecer el enorme compromiso y desafío que ha implicado dejar las aulas y adaptarse a una nueva modalidad.

Al concluir su discurso, recordó una entrevista al Papa Francisco sobre la pandemia, en la que alude a un verso de Virgilio, de la Eneida, y resaltó sus palabras que mencionaban que “nosotros no estamos derrotados como Eneas, pero hemos pasado tiempos duros que están lejos de acabarse. Más que lamentarnos, tenemos que subirnos al hombro nuestros problemas y subir al monte como dice el Papa”.

Revive el aniversario XXXI de la Universidad de los Andes aquí.