Escuela de Educación de Párvulos
Objetivos de la carrera

Área de Formación Disciplinar:
Proporcionar a los estudiantes de la carrera de Educación de Párvulos los conocimientos teóricos y metodológicos asociados a las principales áreas de aprendizaje (arte, lenguaje, matemáticas, ciencias naturales y ciencias sociales), en función de los cuales puedan garantizar el derecho a una educación de calidad para los niños y niñas a su cargo, sentando las bases para aprendizajes posteriores en estas áreas, a través de experiencias claves.

Área de Formación Pedagógica:
Entregar a los profesionales de educación inicial los conocimientos pedagógicos necesarios para el adecuado desarrollo del proceso de formación afectivo y emocional de sus alumnos, que se evidencie a través del dominio del currículum de educación parvularia y de la planificación, ejecución y evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Promover experiencias educativas que desarrollen en los educadores de párvulos las habilidades y actitudes profesionales necesarias para el desarrollo de sus alumnos, basada en la relación con ellos, sus padres y otros profesionales, evidenciando en su acción la formación ética y de inspiración cristiana propia de la Universidad de los Andes.

Área de Formación Práctica:
Garantizar espacios educativos en los que el educador de párvulos en formación logre, a través de la observación crítica, contrastar la teoría y la práctica, teniendo como referentes los estamentos que conforman la educación parvularia, los principales parámetros establecidos para el desarrollo de ésta y el rol que asume el docente dentro de la sala de clase.

Asegurar instancias de formación práctica, en las cuales el futuro educador de párvulos genere e implemente en su rol profesional propuestas educativas en torno al diagnóstico de la realidad en la cual se encuentra inmerso, y desarrolle planes de trabajo tanto dentro como fuera del aula.

Área de Formación General:
Ofrecer al profesional en formación una educación complementaria, en donde a través de distintos programas de estudios se potencien aspectos antropológicos, teológicos y de relación con otras áreas del conocimiento, sustentados en la visión de interdisciplinariedad que otorga la universidad, la cual busca en la constitución de un docente un ser que trascienda a través de su desempeño personal y profesional.