Nueva Cultura

El proyecto Nueva Cultura busca formar intelectuales sólidos, que sean líderes políticos y sociales, y que al mismo tiempo estén preparados como comunicadores. Ellos a su vez deben ser capaces de formar a otros tantos en la misma línea. Su formación intelectual debe estar a la altura de los criterios académicos más exigentes, y su preocupación por el espacio público debe moverlos a difundir las mejores ideas en todos los ámbitos de la vida pública. Estos variados fines e iniciativas exigen una fina articulación de conjunto.

El proyecto abarca las siguientes dimensiones:

  • Formación académica
    La formación se hará a través de SIGNOS, centro interdisciplinario de estudios e investigación social de la Universidad de los Andes. Este centro, juntamente con el Instituto de Filosofía de la Universidad, ha creado ya un Magíster en Estudios Políticos: un programa de dos años para personas jóvenes que trabajan en organismos estatales, en Think Tanks o en los medios de comunicación. Los alumnos reciben formación en Sociología, Filosofía Política, Economía Política y otras disciplinas afines.
  • Investigación
    Para entender la sociedad en que vivimos, resulta fundamental una amplia tarea de investigación, que apunte tanto a la comprensión de sus raíces históricas y culturales, como a las nuevas tendencias que están presentes en ella. Esta tarea se traduce en la publicación de libros y artículos en revistas nacionales o extranjeras, elaborados tanto de manera individual como en colaboración con otros especialistas.
  • Divulgación
    Aún la mejor investigación es insuficiente si no llega a difundirse al gran público. Por eso, el tipo de intelectual que se busca formar en este programa necesita ciertas destrezas comunicativas, en las que se le entrenará, para que sea capaz de participar en los medios de comunicación, como columnista de la prensa escrita o integrante de programas de radio o televisión y, por supuesto, también para ser entrevistado por cualquiera de esos medios. Las ideas que difunda pueden a menudo corresponder a las convicciones de quienes las reciben, pero que carecen de herramientas conceptuales para articularlas en el debate público.
  • Apoyo a académicos afines
    Con el fin de evitar el aislamiento en que se encuentran determinados profesores a fines de este proyecto, se quiere dar becas, dirigidas a profesores destacados de toda Iberoamérica, que les permita desarrollar proyectos en sintonía con este programa, formar redes de contacto, y conocer de cerca esta experiencia chilena. Con esas becas, que pueden durar hasta seis meses, se pretende que en situación de régimen haya siempre cuatro profesores visitantes que estén participando de este proyecto.
  • La sede
    Un proyecto de esta naturaleza exige el permanente contacto entre las personas involucradas en él, lo que significa disponer de oficinas para los académicos locales y para los profesores visitantes, así como también de lugares de trabajo para los numerosos alumnos de postgrado que participen en estas iniciativas.

El proyecto Nueva Cultura busca constituirse en un foco de irradiación para Chile y América Latina, y en uno de inspiración para otros centros académicos y de investigación.