La Universidad de los Andes fue fundada en 1989, en Santiago de Chile, por un grupo de académicos y empresarios que, inspirados en las enseñanzas del Opus Dei, se atrevió a dar inicio a un nuevo proyecto educativo, basado en el cultivo de un saber superior, la educación integral de los alumnos, la difusión del conocimiento a la sociedad y la vocación de permanencia en el tiempo.

Misión

Profundizar en el conocimiento de todos los ámbitos del saber y contribuir a la formación integral de sus estudiantes. Quiere promover el diálogo académico, el trabajo bien hecho y el afán de servicio a la sociedad. Anhela irradiar un modo de vida coherente con las enseñanzas de la Iglesia católica.

Visión

Ser un centro de excelencia, caracterizado por su apertura a los retos culturales y morales de la sociedad, y su afán de responder a ellos con soluciones innovadoras. Sus profesores, alumni y estudiantes serán actores centrales en la vinculación de la Universidad con la sociedad.

Ideario UANDES

Este breve documento recoge los principios que inspiran a nuestra casa de estudios y a su comunidad. A través de los temas abordados, el Ideario de la Universidad de los Andes ofrece entonces una guía para el trabajo de quienes forman parte de la Universidad y están al servicio de sus alumnos y de la sociedad chilena.

Valores UANDES

Búsqueda y compromiso con la verdad

La verdad está al servicio del hombre y de su felicidad. El universitario busca alcanzar la verdad a través del trabajo científico riguroso y del diálogo interdisciplinario libre, asumiendo el principio de que los postulados se proponen, no se imponen. La apertura a la verdad expresa una actitud positiva de renovación y profundización constante del conocimiento.

El compromiso con la verdad exige honestidad intelectual, independencia de juicio y deber de comunicarla a la sociedad. Supone también coherencia de vida, una clara consistencia entre las ideas compartidas y el testimonio personal.

Armonía de fe y razón

La ciencia humana y la fe cristiana son saberes complementarios que tienen su origen en Dios. La ciencia y la fe nunca se oponen, existe entre ellas una correlación necesaria para su depuración y regeneración recíproca. El conocimiento teológico es fundamental para el cultivo de una ciencia a la medida del hombre y de su dignidad.

Aprecio por la dignidad humana

La dignidad del hombre está presente en cada aspecto de los estudios universitarios y en las decisiones de la Universidad. Promovemos el trato cordial y solícito hacia todas las personas, el cuidado de las formas, la delicadeza para solicitar, corregir y sancionar. Los espacios e instalaciones denotan un gusto por la estética, el decoro, el orden y la limpieza como medios para la formación y perfeccionamiento de los que estudian y trabajan en la Universidad.

Libertad y responsabilidad personal

La dignidad del hombre conlleva el respeto por su libertad y la conciencia de su responsabilidad. La Universidad fomenta entre sus miembros el pleno respeto a la libertad de las personas y de sus opiniones. Asimismo, defiende la libertad de sus académicos para desarrollar un proyecto académico conforme a un ideario común, libremente compartido.

Espíritu de servicio

La Universidad está al servicio de la sociedad. Sus profesores, alumnos y administrativos procuran servir a los demás a través de un trabajo bien hecho y de múltiples iniciativas sociales y asistenciales en beneficio de personas más vulnerables. La servicialidad supone una entrega generosa para trabajar en equipo, evitando cualquier afán de lucimiento personal frente a los resultados.

Trabajo bien hecho

Nos empeñamos por vivir una cultura del trabajo bien hecho como expresión del buen servicio y modo de contribuir al progreso de la sociedad. En particular, los docentes deben enseñar e investigar con competencia científica y los alumnos estudiar de la misma forma. El cumplimiento acabado del deber exige constancia y rigor, una adecuada planificación del crecimiento de la Universidad y un estilo de gobierno basado en resultados concretos y medibles.

Unidad

Cada integrante de la Universidad procura vivir fielmente el ideario institucional, prestando una colaboración leal y eficaz a todos, más allá de las naturales diferencias y problemas. En la Universidad se respira un ambiente de confianza, donde prima la unidad en torno a los principios y valores comunes.

Vocación de permanencia

La Universidad espera trascender por siglos. Por esta razón, se trabaja con mentalidad de largo plazo. Se procura que las decisiones académicas y arquitectónicas sean estables y sustentables en el tiempo. El crecimiento es fruto de decisiones maduradas y de la disponibilidad de personas y recursos suficientes para asegurar la identidad del proyecto educativo.

La UANDES y el Opus Dei

La Universidad de los Andes es una obra de apostolado corporativo del Opus Dei y el espíritu que la anima está inspirado en las enseñanzas de San Josemaría. Como se señala en el convenio firmado entre la Universidad y la Prelatura, el Opus Dei es el garante de la orientación cristiana que se manifiesta en el Ideario UANDES y ofrece atención espiritual a todos los miembros de la comunidad educativa que libremente lo deseen.

Como un reflejo del espíritu de colaboración que existe entre ambas partes, el Prelado del Opus Dei, máxima autoridad de la institución, es el Rector Honorario de la Universidad, condición que no significa ninguna responsabilidad de gobierno ni de gestión. Se trata de un nombramiento que trasciende a la persona y recayó en primera instancia en Mons. Álvaro del Portillo. A él le siguió Mons. Javier Echevarría y, actualmente, corresponde a Mons. Fernando Ocáriz.

Monseñor Fernando Ocáriz, Prelado del Opus Dei.

El Opus Dei es una prelatura personal de la Iglesia Católica, cuya misión es ayudar a las personas a encontrar a Cristo en el trabajo, en la vida familiar y en todas las circunstancias de la vida corriente. Para eso promueve, entre todo tipo de personas, la llamada universal a la santidad y al apostolado. Asimismo, anima a los laicos a mejorar la sociedad, por ejemplo, a través de obras de apostolado corporativo. Estas son iniciativas de carácter civil, sin fines de lucro y con un propósito apostólico y de servicio. Son promovidas por fieles del Opus Dei, junto con otras personas, y tienen la garantía moral de la prelatura.

Campus Universitario

El campus universitario es un espacio geográfico especialmente diseñado para sustentar el modelo académico de esta casa de estudios. Su diseño arquitectónico busca ser la concreción material de su Misión y Visión, reflejando el concepto de una universidad compleja, centrada en la persona y al servicio del país.

Su definición como campus único obedece a la necesidad de asegurar materialmente la integración de los saberes diversos y el diálogo interdisciplinario. La convivencia culta que la Universidad promueve entre sus académicos y alumnos, expresada a través de la formación integral que se ofrece, requiere de un espacio común para facilitar el contacto personal y la apertura a otras disciplinas. Asimismo, la unidad territorial favorece eficazmente la política de “puertas abiertas” de las autoridades y la participación de la comunidad universitaria en actividades generales que mantienen vivo el vínculo de unidad.

Ubicado a los pies de la Cordillera de los Andes, en sus 52 hectáreas coexisten grandes áreas verdes con espacios para la enseñanza y la investigación, claustro académico y vida universitaria, deporte y esparcimiento, cultura y asistencia espiritual. La infraestructura y disposición del campus procura promover un ambiente de estudio sereno, un entorno natural propicio para la creatividad intelectual y una belleza con sentido pedagógico, pues la relevancia de la estética como motor de la imaginación tiene una influencia vital en el aprendizaje de los alumnos, ya que despierta sus cinco sentidos para permitirle interpretar el mundo. Por ello su arquitectura mantiene despejada la línea del horizonte, que evoca en el alumno y en el académico la necesidad de una formación trascendente y vinculada con la ciudad y con el país. Este ímpetu de avanzar hacia la ciudad se refleja también en la flecha que se forma entre sus edificios principales en dirección al valle y que contiene a la Plaza Central, como “ágora” o punto de encuentro.

Las definiciones arquitectónicas de la Universidad consideran espacios interiores favorables al trato personalizado de los alumnos y al uso de nuevas metodologías de enseñanza, junto a espacios exteriores de encuentro y abiertos a la ciudad. De lo anterior se desprende, por ejemplo, la existencia de salas de lectura en silencio, el orden y limpieza de las instalaciones, el cuidado de los jardines y el desarrollo sostenible y ecológico del Master Plan, que beneficia también a la comunidad.

El campus cuenta con ocho edificios académicos: Central, Humanidades, Ciencias, Biblioteca, El Reloj, Mecano, ESE Business School y el complejo formado por el Centro de Investigación Biomédica y la Unidad de Docencia y Simulación (CIB-UDS), los que suman más de 69 mil metros cuadrados construidos. En ellos se distribuyen salas de clases, laboratorios, biblioteca, oficinas y salas de reuniones, además de auditorios, dos aula magna, un salón de honor y un anfiteatro. En estos últimos es posible desarrollar las más variadas actividades de extensión académica y cultural. Para ello, también está disponible el Espacio VU, que permite la realización de variados talleres co-curriculares.

Edificio central Universidad de los Andes.

El cultivo integral de personalidades jóvenes, presente en la misión de la Universidad, ha orientado la disposición de un sector deportivo, que incluye un gimnasio techado para practicar deportes y realizar entrenamiento físico con máquinas, una cancha reglamentaria de pasto natural para fútbol, rugby y hockey, dos canchas de pasto sintético para futbolito, una de tenis de superficie dura y un muro de escalada, además de camarines.

El tiempo de esparcimiento de los alumnos puede distribuirse en espacios como la Sala Cero, el patio de Los Ciruelos, el Quincho UANDES, la Plaza Central y los alrededores de Biblioteca, además de casinos y cafeterías, entre otros. A futuro, el Master Plan contempla la construcción de un complejo deportivo, residencias universitarias y edificios destinados a las unidades académicas, entre otros. A ello se suman dos campos clínicos propios. El Centro de Salud San Bernardo fue construido en 1999, junto al Hospital Parroquial de la comuna homónima, con el objetivo de satisfacer las necesidades docentes de las carreras de la salud y ofrecer cobertura en diversas especialidades médicas, odontológicas y de salud mental a los beneficiarios del sistema público de salud del sector. En sus 4.555 metros cuadrados construidos, al año 2015 alcanzaba un promedio cercano a las 100 mil atenciones anuales, lo que representa cerca del 30% de la población total de la comuna.


8.182
Alumnos de pregrado

2.746
Alumnos de postgrado

1.649
Académicos